¡Oh, capitán! ¡Mi capitán!

Un capitán debe encabezar a su grupo, a su tropa. Un capitán debe mandar. Pero un capitán del Liverpool debe ser algo más que un capitán. Desde Andrew Hannah hasta Steven Gerrard pasando por jugadores como Ron Yeats, Ian Rush o Jamie Redknapp. Ser capitán en club inglés por excelencia es algo más que llevar el brazalete y animar a tu compañeros dentro y fuera del campo. El brazalete marca. Para bien o para mal. La historia y masa social del club hace que esa responsabilidad sea enorme. Una responsabilidad reservada para unos pocos. La marcha de Steven Gerrard dio paso a Jordan Henderson, sobre el cual recayó la capitanía. Un chico nacido en una ciudad al norte de Inglaterra cuyo sueño se veía hecho realidad.

El Diccionario de la Lengua Española tiene hasta nueve definiciones de capitán. En el contexto futbolístico, la más apropiada sería aquella que dice que un capitán es la cabeza de un equipo deportivo. No estaría mal encaminada la que la define como persona que lidera un grupo o movimiento humano. Distintas definiciones que, a pesar de depender de un contexto, expresan lo mismo. Ya lo dijo Walt Whitman cuando murió Abraham Lincoln: ¡Oh, capitán! ¡Mi capitán!

La capitanía en el Liverpool no se define con palabras. Una acción, una mirada o incluso un solo gesto son capaces de expresar todo el rango de sensaciones que tiene el capitán de los ‘reds’. Una capitanía que, obviamente, ha quedado marcada por Steven Gerrard. Uno de los jugadores más valorados en la historia de los de Anfield Road. La leyenda lució el brazalete durante doce años (2003-2015). Con tan solo 23 años, Gérard Houlier hizo al pequeño Stevie capitán. El técnico francés alabó sus cualidades: «Gerrard ha demostrado cualidades de liderazgo desde el principio, por eso lo elijo capitán de mi equipo, aunque sea muy joven». El capitán más joven de la historia del Liverpool. Se dice pronto. Su legado, marcó una época. Un largo palmarés de títulos contempla a Gerrard, que además fue mejor jugador del equipo en cuatro temporadas durante su capitanía.

Barclays Premier League 2014/15 Hull City v Liverpool KC Stadium, West Park, Hull, United Kingdom - 28 Apr 2015

Steven Gerrard fue más que un capitán. Fue el capitán. Él era el Liverpool. Pero se marchó. El 2 de enero de 2015, a las 9 de la mañana hora local Steven Gerrard anunciaba que a final de temporada se marchaba del Liverpool. Se acababa. Llegó junio, y esa capitanía tenía que ser asumida por alguien. ¿Škrtel? ¿Lucas? ¿Quizás Milner? No, el elegido era Jordan Henderson. El pequeño Jordan que empezaba a jugar en el Sunderland a los ocho años era elegido. Después de cuatro temporadas en el club, Henderson iba a portar el brazalete. El primer capitán en la era post-Gerrard.

Brendan Rodgers le hizo capitán tras la marcha de la leyenda. La temporada 2014-2015 sirvió de aprendizaje para Henderson, que realizó las labores de segundo capitán. Su liderazgo se empieza a convertir en clave. Además, está empezando a representar el legado que le dejó el ídolo de The Kop. 16 meses después, Jordan Henderson parece haberse ganado a la difícil pero agradecida afición de Anfield. En estos 16 meses se ha ganado el respeto de todos sus compañeros. No es un hombre protagonista ni está en la boca de nadie, pero su voz es respetada en el vestuario del Liverpool. Nada más lejos de la realidad: Jordan Henderson es un jugador que sienta las bases como ídolo futbolístico del pueblo. La humildad y constancia le han hecho convertirse en un perfecto ejemplo para muchos de sus compañeros.

jordan-henderson-reuters

Equivocados son aquellos que piensan que la capitanía ha sido algo fácil para Jordan Henderson. De portada del FIFA 16 a ser criticado por todo aficionado al fútbol en menos de tres meses. Brendan Rodgers le entregó la capitanía, pero los problemas llegaron pronto para Henderson. Una lesión en el talón del pie le mantuvo fuera de los terrenos de juego tres meses. Durante ese periodo de tiempo el Liverpool cambió. Los malos resultados del equipo hicieron que el técnico norirlandés fuera destituido. En su defecto, llegó Jürgen Klopp. El equipo del Merseyside apostó fuerte. La llegada del alemán pretendía revolucionar un mal inicio de temporada, en cuanto a resultados y juego. El aún capitán del Liverpool reapareció el 29 de noviembre en un partido de Premier League ante el Swansea. Tenía que convencer al técnico alemán para recuperar el rol protagonista de la pasada temporada. Si bien es cierto que acumuló muchos minutos como titular, el juego de Henderson nunca acabó de convencer a Klopp. No encajaba. El 4-2-3-1 de los ‘reds’ (en ocasiones 4-4-1-1) no convertía al inglés en pieza clave. Los continuos errores en la salida de balón y su escasa incidencia en el juego desgastaban a Jordan.

La temporada no estaba siendo buena, pero siempre se puede ir a peor. Jordan Henderson volvió a caer lesionado. Esta vez era el ligamento quien le obligaba a parar. En abril. En el momento clave de la temporada. El Liverpool estaba fuera de toda opción en la Premier League, y centraba sus esfuerzos en levantar la UEFA Europa League, la cual le daría acceso directo a la Champions League. Y Jordan no iba a estar. En el momento más importante. La titularidad cayó en manos de Milner, gran amigo de Henderson. Acortó plazos y se plantó listo para la final de la Europa League, que medía a Liverpool y Sevilla. Pero era tarde. Los pupilos de Klopp habían encontrado el once y sistema clave en la competición europea, y habían eliminado al Borussia Dortmund y al Villarreal. Henderson llegaba tarde. Disputó 26 minutos ante el West Bromwich Albion en el último encuentro de Premier League y vio desde el banquillo la dolorosa derrota en la final de la Europa League. Eran momentos duros para Henderson. El propio futbolista reconoció, ‘a posteriori’, que lo pasó realmente mal: «No era un tema de que yo no quería la capitanía. Nunca dudé de que era la persona correcta para ello, pero hubo muchos momentos a lo largo de la temporada en los cuales no pude jugar y se cuestionaba mi labor como capitán por ello».

613740986

El mercado de fichajes se abría. ¿Debía Klopp vender a Henderson? ¿Acaso quería Klopp a Henderson en su equipo? ¿Dahoud? ¿Zielinski? ¿Cualquier otro que gustara más al entrenador? La pregunta iba más allá. ¿Tenía capacidad Henderson para continuar como capitán de un club como el Liverpool? Las dudas eran muchas. Igual que las críticas recibida. Nada de ello. Henderson confió en Klopp. Y Klopp confió en Henderson. Muchas voces habían pedido el fichaje de un mediocentro en verano. Un fichaje que no llegó. Los focos miraban a Jordan Henderson.

Y Henderson respondió. La pretemporada fue dura para él, pero la competición oficial le cambió la cara. Jürgen Klopp apostaba por un 4-3-3 en el inicio de temporada. Jordan Henderson era el pívote. El ancla del equipo. Sobre él pasaría todo el juego del equipo. Los comienzos no fueron fáciles. Los lógicos problemas estructurales ante el Arsenal vinieron acompañados de una derrota ante el Burnley en la que Henderson no estuvo bien. Las voces críticas se volvieron a alzar. Klopp confiaba. Así se lo hizo saber a su capitán. El humilde Jordan respondió. Se hizo con las llaves del centro del campo ‘red’ y empezó a callar a todos aquellos que hablaron antes de tiempo. Grandes actuaciones hicieron que su posición en el esquema de Klopp empezara a ser alabada. Henderson había vuelto. Pero había vuelto a base de trabajo y constancia. El capitán volvía a ser el capitán. Supo sufrir para alcanzar la cumbre. Su rendimiento era visible a todo el mundo. Hasta para Gareth Southgate. El seleccionador interino inglés le dio la capitanía en el encuentro ante Eslovenia. Su actuación frente a Malta (hombre del partido) no pasó desapercibida para el seleccionador.

La palabra imposible no existe en el diccionario de Jordan Henderson. Trabajo, constancia y humildad. Sobreponerse a estados de forma, lesiones y críticas. Eso es Jordan Henderson. Ese es su ‘modus operandi’. Nada es imposible para Henderson, capitán del Liverpool.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s