La caricatura que nos asesina

Yo no soy homófobo, pero tengo el «marica» en la recámara por si hiciese falta disparar. No soy machista, pero «puta» atraviesa mis labios con una facilidad pasmosa. Y, evidentemente, no, no soy consciente de que las palabras que utilizo son el reflejo más inmediato de lo que pienso.

Me molesta que la jueza haya dejado de ser la mujer del juez, para casi todos menos para la Real Academia Española, que lo mantiene como sexta acepción de la palabra. Me ofende que las personas no comprendan que, como también indica nuestro diccionario, femenino es «aquello que puede ser fecundado». Porque al paraíso de la feminidad no se puede entrar si no se tiene vagina y capacidad para parir. Y, mucho menos, se puede ser una mujer si se nació con pene. Qué tontas serían si comprendiesen que, muchas veces, la feminidad es una cárcel.

Para que puedas entenderme mejor, yo creo que el hembrismo existe y utilizo con frecuencia el término feminazi. Incluso puedo asegurar que lo pronuncio con el pecho hinchado de orgullo; con la voz alta y clara. Ignoro quién es Rush Limbaugh. No me da vergüenza. Si me hablasen de la imperiosa necesidad de defender los derechos de las mujeres, respondería con un asombrado: « ¿más? »

7d4769343ea937680040d0fbfda2de35

No me cuestiono los titulares que rezan que las mujeres mueren, cuando en realidad son asesinadas. No me asombra, de hecho alabo, que en los pies de fotografía de ciertos periódicos o revistas, se analice la ropa que llevan las políticas en vez de cuestionar sus intervenciones. Fenómeno que con sus compañeros, como es de esperar, no sucede.

Critico vuestro aspecto. Decido cómo debe ser vuestra apariencia y me ofende que no toméis mi palabra como dogma. Soy dueño de vuestro cuerpo. Yo determino dónde puede haber pelo y dónde no. Si eres una guarra y deberías depilarte, o si te has depilado porque «algo irás a hacer».

No he leído El segundo sexo, ni Una habitación propia, pero me pondría ocho días a la semana una camiseta que tuviese estampado: ni machismo ni feminismo; igualdad.  « ¿Dónde vas así vestida?» «Si la han violado es porque iría provocando ». No. No. No y no. Exageradas. Yo decido. Me niego a revisar mis actitudes y comportamientos, esto ha sido siempre así. Quién soy yo para empezar a tratar a las personas como lo que son, personas.

Ojalá fuese sólo un personaje irreal, exagerado. Ojalá. Ojalá una simple caricatura no retornase a modo de amenaza de manera casi cotidiana. Me gustaría poder daros la razón, sí, cuando habláis de que esta lucha no es necesaria. Desearía que las mujeres enterradas por culpa de la violencia machista fuesen capaces de alzar la voz para explicar por qué estáis tan equivocados. No lo harán. Nunca más. Las han asesinado.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s