La mosca permanecerá aquí para siempre

Mucho se ha hablado de Breaking Bad a lo largo de los últimos años. La excepcional obra de Vince Gilligan enamoró a un público cansado de series de televisión con capítulos autoconclusivos y fantasmadas alejadas de la realidad, un público que se acrecentó poco a poco hasta que hizo justicia a la calidad que AMC traía semana tras semana en dosis de 45 minutos. De cómo Walter White se deslizaba paso a paso hasta encontrarse con un Heisenberg en las profundidades de la decadencia humana.

Pongámonos serios, fui uno de ellos. Me reí, me emocioné y me enamoré con Breaking Bad. Amé a Walter y odié a Skyler incluso sin entender el por qué. Me encariñé de Mike y Hank y sentí lástima por Jesse con cada paso en falso que daba. Durante 5 años, este drama marcó mi día a día y el de todo un público que se sintió vacío y emocionado tras la emisión de su último capítulo. Esta obra tuvo opiniones casi unánimes excepto quizá en el no poco comentado capítulo “Fly”.

Si, “Fly”.

“Fly” fue tildado de aburrido, carente de contenidos y lento. Como si la rapidez de los movimientos en los fotogramas o la evolución de un personaje o una trama determinara enteramente la calidad del mismo. Lejos de simpatizar con este tipo de declaraciones es momento de considerar que probablemente sea uno de los mejores capítulos que la pantalla pequeña nos ha podido brindar en la historia de la televisión.

En primer lugar hay que aclarar el concepto de “Bottle Cap”. A la hora de la presupuestación de una temporada para una serie de televisión, en relación con el gasto individual de cada episodio, se tiende a acortar gastos en unos para poder emplearlos en otros que requieran más espectacularidad. Esta práctica es más que común, solo hay que irse a otras series actuales como “Game of Thrones” para apreciar en seguida como los novenos capítulos de cada temporada han requerido de un mayor esfuerzo tanto económico como humano respecto a sus antecesores. “Fly” es esto, un Bottle cap. Un capítulo con un presupuesto limitado que explícitamente no ayuda a avanzar a la trama, pero que implícitamente es determinante para la evolución de Walter White.

Llegados a este punto, es más que evidente el hecho de que el factor determinante en todo esto es, efectivamente, la mosca. Una mosca que revolotea a lo largo del laboratorio que Gus Fring proporciona a Walter y a Jesse para que puedan cocinar metanfetamina en las mejores condiciones posibles. Y esto es todo, La trama de este capítulo es simple, una mosca se ha colado en el laboratorio y Walter debe acabar con ella para evitar que contamine la producción. 

resizedimage600271-Jesse-Walt-Fly.png

Queda más que claro que no es solo una mosca. Pero… ¿Qué significa? ¿Por qué Walter se obsesiona de tales maneras? Simple, la mosca no deja de ser la representación de la conciencia del señor White al dejar morir a Jane con su propio vómito.

El capítulo, dirigido magistralmente por Rian Johnson, presenta los últimos vestigios de un Walter que terminará siendo devorado por la sociopatía y frialdad metódica de Heisenberg. Pero el punto aquí es el siguiente, cuando Jesse se sube a la escalera, sujetada por un adormilado y colocado Walter, este farfulla lo siguiente:

– “Vas a romperte el cuello” Susurra Walter mientras Jesse sigue intentando alcanzar a la mosca posada ahora en la lámpara del techo. 

-“Lo siento por lo de Jane”  

Jesse le mira, y le dice -“No fue por tu culpa”

Ese “No fue por tu culpa” es el último palazo de tierra sobre el ataúd de un ya inexistente Walter en favor de un creciente Heisenberg.

Tras dar caza a la mosca, es fácil pensar que la carga de conciencia ha desaparecido. Que un Heisenberg sin escrúpulos se abrirá camino entre las cenizas de ese frustrado profesor de química, pero al finalizar el día, ya reposado en su cama, un leve zumbido perteneciente al extractor de humo de la cocina, evidencia lo evidente. Y en palabras de un Heisenberg dispuesto a cargar con esa culpa para siempre -“The fly is going to stay up there forever”-.

– la mosca permanecerá aquí para siempre –

thefly.jpg

Anuncios

Un comentario en “La mosca permanecerá aquí para siempre

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s