¿Quién vigila a los vigilantes?

En la primera página, una cara sonriente salpicada de sangre. El Comediante ha muerto (no, no es un spoiler, lo prometo). El que contaba los chistes se ve obligado a realizar un salto mortal, literalmente, antes de que arranque la historia, pero la verdadera broma la encontraremos plasmada en las más de cuatrocientas páginas que recogen aquello que Alan Moore quería contarnos y  que Dave Gibbons logró dibujar.

Watchmen, un cómic de superhéroes. Sí, pero no. La Guerra Fría, efectivamente. Americanismo en estado puro, también. Pero hay algo más, algo muy diferente que sí encontramos entre sus páginas: humanidad. Lo humano detrás de la capa y el antifaz. Lo humano que significa huir de esa bipolaridad que se asume en las palabras bien y mal. Aquello que también significa sacrificio. Es paradójico que el personaje más despreciable que construye Moore sea el que mejor comprende lo esencial de la naturaleza de los hombres.

Hay un asesino de justicieros suelto en Nueva York. Rorschach lo sabe, lo huele. Edward Blake, El Comediante, ha muerto y no ha atravesado por voluntad propia su ventana para aterrizar sobre el asfalto. El Acta Keene impide a los vigilantes enmascarados, jubilados y nóveles, patrullar las calles para preservar  la seguridad ciudadana. El Doctor Manhattan representa el hilo al que la paz mundial se aferra para no sumergirse en el abismo. Laurie Juspeczyk y Daniel Dreiberg cargan con mochilas demasiado pesadas que marcarán el destino de toda la humanidad. El hombre más inteligente del mundo, el superhéroe Ozymandias, ahora bajo el foco público con el nombre de Adrian Veidt, observa,escucha, planea y calla.

jul088045

La amenaza de una guerra nuclear inminente hace avanzar el minutero del reloj del fin del mundo, cada vez más cerca de marcar las doce. Este es el contexto en el que nos sumergiremos al comenzar a leer. Seremos testigos de la vida cotidiana de la gran metrópoli mientras esto sucede y ansiaremos saber cómo, quién o qué logrará salvar a toda la humanidad de la aniquilación. Así es cómo terminan las historias de superhéroes, ¿no? No en Watchmen.

Nos encontramos con  personajes plagados de matices, con actitudes cuestionables  y, en esencia, contradictorios. Estos son nuestros héroes. La grandiosidad que alberga esta novela gráfica,  la primera en ganar un Premio Hugo, es la manera novedosa en la que los superhéroes están construidos. Tienen defectos, vicios y manías que superan con creces a las virtudes que hay en sí mismos. Los encargados de salvar a la humanidad de lo imposible son igual de imperfectos que cualquiera de nosotros.

El argumento fluye bajo el trazo de Gibbons, se desliza y te atrapa. Algunas viñetas son crudas y realistas. Se combinan pasajes puramente narrativos, sin dibujo, con viñetas que nos acercan al pasado de los personajes y que nos muestran, también, su presente. Así, poco a poco, se iluminan elementos clave que nos ayudarán a comprender la representación final cuando Alan Moore retira el telón.

Lee Watchmen. Habla de Dios y de miseria, de esperanza y de destrucción. Trata del bien, del mal y de la mezcla de ambos. Nos traslada a una vorágine de política, de amor, de historia y de intrahistoria. Léelo. Intenta adivinar, al terminar, qué harías tú. Cuestiona si la justicia prevalece o si la simple idea de pensar en ella es absurda. Cuando entres en una sala de cine para ver a superhombres pelear y maldecir, lo siento, serán un d.W a tus ojos. Después de Watchmen te sabrán a poco, pues recordarás que «Dios existe y es Americano ». Te preguntarás qué hacen esos superhombres al atravesar el umbral de la puerta cuando se retiran a la seguridad de sus hogares. « ¿Quién vigila a los vigilantes? », pensarás.  Lee Watchmen. Léelo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s