De Conakry a Nápoles pasando por San Marino y Bolonia

Amadou Diawara es sin ningún género de dudas uno las grandes irrupciones de la Serie A italiana en el último año y medio. La aparición durante la temporada 2015/2016 del mediocentro nacido el 17 de julio de 1997 en Conakry (Guinea) fue tan impactante que le valió un aterrizaje en Nápoles este verano. Si bien son sus condiciones las que hablan por él y explican su auge, lo que más alucinante en Diawara es su historia, lo meteórico y fugaz de su ascenso a la élite.

Diawara jugaba al fútbol  en el equipo de su ciudad natal (Conakry) hasta que Robert Visan, ojeador y su ex agente, se cruzó en su camino hace dos años. Visan vio en Amadou un fenómeno en potencia y no dudó en convencerlo de acudir a seguir formándose en Italia. El ojeador aprovechó de su relación con Pantoleo Corvino, por aquel entonces director deportivo del Bologna y ahora de vuelta en la Fiorentina, para facilitar su llegada al fútbol italiano. Nada más aterrizar Diawara en el país transalpino, estuvo a prueba durante una semana en la academia de Lecce de Corvino. Tras dichas pruebas, el joven talento africano acabaría recalando inicialmente en el San Marino Calcio de Lega Pro (cuarta división del balompié italiano), con el que comenzaría su aventura en el Calcio bajo la bendición del presidente Luca Mancini.

En San Marino 15 partidos en Lega Pro bastaron para decidir a Corvino de ficharlo definitivamente en verano de 2015 para el club para el que trabajaba, el Bologna, con el que en un principio firmaría para jugar en el conjunto Primavera, el equivalente a un filial en España, aunque no tardaría en imponerse con una autoridad impropia de un adolescente en el primer equipo.

cloudfront.net
cloudfront.net

En su primer curso en la Serie A, Diawara disputó 34 partidos de liga, siendo titular en 31 de ellos, y gozando primero de la plena confianza de Delio Rossi hasta su destitución y posteriormente de su sustituto y actual entrenador del Bologna, Roberto Donadoni. A mitad de temporada, en el mes de enero para ser más concretos, el mediocentro de Conakry cambiaría de agente. Robert Visan, el que había sido su descubridor, pasó a ser reemplazado por Daniele Piraino, lo que supuso el principio del fin de su breve estancia en Bolonia.

Piraino manifestó nada más comenzar el mercado estival de fichajes cual era la voluntad de su representado: abandonar el Bologna. Tanto él como el propio Amadou estimaban incoherentes el precio de salida en el que le tasaba el club emiloromañol (15 millones de euros) con el salario que el jugador percibía (3.000 euros mensuales), «propio de un jugador de Serie D (Lega Pro)», en palabras de Piraino. De esta manera, la tensión entre ambas partes no hizo sino aumentar hasta la ruptura definitiva, que se produjo con la vuelta a los entrenamientos del Bologna, a los que Diawara no se presentó, proclamando su rebeldía y gritando a los cuatro vientos que estaba disponible en el mercado.

Evidentemente, la lista de pretendientes no fue ni mucho menos breve. Roma, Napoli, Schalke 04, Aston Villa, Valencia y en menor medida la Juventus se interesaron por sus servicios. Estaba muy solicitado. Incluso el Bayern de Múnich lo había seguido durante la temporada, pero no pisó a fondo para ficharle. El verano transcurrió en un permanente tira y afloja en el que el Bologna se mantenía inflexible en sus demandas -pese a la rebeldía del jugador-, hecho por el que el no acabó en Valencia, club con el que alcanzó un acuerdo personal, pero que encabezado por su director deportivo Jesús García Pitarch, consideró demasiado elevadas las pretensiones económicas del Bologna. De este manera y con el resto de pretendientes rechazados por el propio Diawara o desfilándose de la subasta, el Napoli, en una fuerte apuesta de su director deportivo Cristiano Giuntoli, aceleró en el tramo final de mercado para hacerse con él abonando 14,5 millones de euros a las arcas del club boloñés.

romapress.us
romapress.us

En menos de 24 meses, Diawara había pasado de jugar en su país y localidad de nacimiento a, con 19 años recién cumplidos, enrolarse en las filas de uno de los clubes más exigentes del CalcioJugar para el equipo de una ciudad tan pasional suponía todo un reto, pero estaba preparado para afrontrarlo. Las primera semanas en Nápoles, lejos de ser idílicas, acentuaron la dificultad del mismo. Llegar -debido a su rebeldía- sin pretemporada supuso una desventaja, ganarse la confianza de Maurizio Sarri, entrenador del Napoli, todo un desafío. El técnico toscano, duro de mollera, cuenta con quien se fía -y de Amadou tardó en hacerlo- y busca integrar plenamente a sus futbolistas en los mecanismos que diseña. Su inmensa confianza en Jorginho, quien había sido uno de los mejores mediocentros del fútbol europeo en la 2015/2016, representó otro obstáculo de peso que explicó que Diawara tardase en endosarse la elástica azzurra.

Sin embargo, fue el propio Jorginho el que con su fulgurante bajón de prestaciones sirviese en bandeja el estreno como jugador del club partenopeo al guineano. Tal y como publicó  el propio jugador en su cuenta de Instagram tras el día de su debut en el partido de Champions League contra el Besiktas en San Paolo, «todo llega para quien sabe esperar». Diawara, paciente y maduro -a diferencia del comportamiento que demostró con el Bologna en verano-, esperó su oportunidad. Y la aprovechó. Desde aquella noche en adelante, Sarri ha comenzado en confiar en él, y Amadou no le ha defraudado.

En sus primeros envites como regista del Napoli, Diawara ha confirmado todo lo que exhibió en Bologna, pero llevado a cabo con un volumen de toques y pases por partido ostensiblemente superior al de su etapa como rossoblù. Al fin y al cabo, la figura del mediocentro en un equipo que aglomera tanto balón y a través de unos mecanismos tan trabajados como los del Napoli de Maurizio Sarri exigían un paso adelante en presencia con balón. Lejos de achantarse, el africano ha aceptado con naturalidad el rol de baricentro del juego de la escuadra napolitana, pasando -en Serie A- de intentar poco menos de 53 pases por cada 90 minutos de juego en la temporada 2015/2016 con el Bologna a los casi 80 de la actual. El traspaso a Nápoles implicaba más responsabilidad con balón de la que nunca había tenido y los datos así lo refrendan.

El total de pases intentando por encuentro también se está viendo acompañado de un notable incremento en el porcentaje de acierto de lo mismos, pues del 84% promediado en su estancia en Bolonia ha pasado a un 90% como partenopei, un hecho que se puede explicar en la distancia de los pases que completa, mucho más comedida en sus primeros pasos jugando en la corte de Maurizio Sarri, en parte porque el juego del combinado sureño así lo exige. Diawara, que es ambidiestro, es todo un seguro de vida en el pase corto, pero su gran virtud no reside en el qué, sino en el cómo: no solo es fiable, sino que ejecuta rápido – en uno o dos toques-, por lo que consigue cumplir lo que Sarri exige de sus mediocentros: dotar de continuidad al juego. Todavía está lejos de ser fiable en el desplazamiento en largo, un recurso que empezó frecuentando poco con el Napoli y con el que empieza a soltarse y muestra progresos. Ampliar su rango de pase será crucial para afianzarse en un futuro entre la élite europea en cuanto a mediocentros se refiere. Por el contrario, sí es capaz de verticalizar el juego con pases tensos con los que es capaz de encontrar a compañeros situados entre líneas por delante de su posición.

romapress.us
romapress.us

Pese a que su imponente condición física pueda resultar engañosa, pudiendo encasillarle por apariencia en el perfil de centrocampista africano exuberante en lo físico y exento de técnica, lo cierto es que Diawara, sin ser un portento, está bien dotado en lo técnico, dejando semana tras semana detalles (las ruletas para salir de situaciones de presión son marca de la casa) que dan buena muestra de ello

Si bien reivindicar que no es todo físico resultaba obligatorio, también lo es afirmar que su capacidad para impactar en los partidos se debe en mayor medida a él, siendo presencia la palabra que mejor le define. Si con balón -especialmente desde su llegada a Nápoles- se hace notar, sin él su impacto se multiplica. Diawara es capaz de abarcar mucho campo, explotando sus condiciones físicas -además de su talento- para recuperar balones tanto en transición defensiva, donde luce merced a su aceleración corriendo hacia atrás y a los tentáculos que tiene por piernas, como en duelos individuales. Tras robo, no duda en soltar el esférico al receptor más cercano para lanzar así una nueva jugada, lo que ejemplifica también la inteligencia que es capaz de demostrar en el campo. Su impulso de, en ocasiones, presionar al poseedor del balón más cercano puede jugarle a él y su equipo una mala pasada, pero sus mencionadas aptitudes físicas suelen compensarlo.

Vía As
Vía As

Su arrolladora personalidad sobre el terreno de juego no es sino la guinda del pastel. Diawara actúa como un veterano de guerra curtido en mil batallas cuando en realidad acaba de alistarse en el ejército. Su tranquilidad es tal que ha dejado perplejo al propio Maurizio Sarri, como así manifestó el técnico toscano en declaraciones posteriores al partido de Champions League disputado en Estambul frente al Besiktas:

No sé si Diawara tiene una gran personalidad o es un inconsciente, entra al campo en Champions League como quien juega una pachanga de jueves

Con Yaya Touré como referente -así lo afirmó el guineno en una entrevista reciente a la radio oficial del Napoli, en la que explicó que luce el dorsal 42 debido a su admiración por el centrocampista marfileño-, Diawara aúna un compendio de cualidades que hacen de él uno de jóvenes más excitantes no solo del fútbol italiano, sino de todo el continente. Ya es presente, pero ante todo, es futuro. Empezó en Conakry, pasando por San Marino y Bolonia, para llegar a Nápoles. Dado su inmenso potencial, seguramente el gigante del sur de Italia sea una parada más de un viaje que se antoja duradero y fructífero.Con Maurizio Sarri como encargado de pulir tal diamante, solo puede cundir el optimismo. El cielo es el límite.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s