Comprender a Melanie Martinez

Como si de un relámpago estuviésemos hablando, Melanie Martinez apareció. Su vida pública, de hecho, se le parece: viene, nos habla, se hace difícil de encontrar a veces… pero sabemos que está tramando algo.

Nos confirmó que tendríamos su segundo álbum de estudio en enero de 2018, es decir casi un año de espera (más lo que llevamos ya a la espalda). ¿Qué nos queda hasta entonces? Algo sencillo: empaparnos de lo que nos ha ido regalando desde 2015, que no es poco.

De Melanie no se disfruta como es debido si «solo» le escuchas en Spotify. Tienes que ir un pasito más allá. Hay que tener su canal de Youtube en la pestaña de favoritos y abrirlo cuando quieras sumergirte, poner el full screen y, simplemente, mirar. Aunque con ella mirar no es algo simple, conlleva necesariamente descifrar, dudar, teorizar y desconcertarse. Siempre. Aunque hayas visto el mismo videoclip cincuenta veces, cada vez es diferente.

Ahí encontramos precisamente una de las claves para comprender a Melanie Martinez: el eterno desdoblamiento de su metáfora. Melanie no enseña, Melanie deja adivinar. Su figura artística flota sobre una suerte de vacío que puede ser rellenado por algo, vaciado al instante y vuelto a rellenar por otro elemento radicalmente distinto.

La segunda clave es ser ese punto de encuentro entre lo común y lo extravagante, lo mainstream y lo underground. 

Ella tiene esa magia, la de ser alternativa dentro de los marcos establecidos. La de saber moverse como nadie sobre los márgenes de lo posible, de lo aceptable, en esa pulsión constante que comprendemos a través la metáfora del «pie dentro/pie fuera». Y sobretodo tiene la capacidad de contarnos algo en cada una de sus letras.

El fandom de Melanie tampoco es como cualquier otro fandom. No estamos hablando solo de la idealización a una figura pública, sino de una conexión emocional muy íntima con ella. El vínculo, si pudiéramos expresarlo así, tiene mucho más de horizontal que con el resto de artistas de su talla. Por intentar trazar un símil con la política, no es una comunidad de feligreses sino, más bien, una asamblea.

c893b8bb-3748-4c40-93f2-f6301766fbae-mel28

La tercera edición de The Voice no la ganó Melanie, pero sí fue la protagonista. Porque destacar por encima del resto no conduce necesariamente a ganar, a veces no es suficiente. Se nos descubrió una voz única y una personalidad artística sin precedentes.

Uno no sabe donde empieza su interpretación de Toxic —primera aparición en el programa— y termina su voz, que se clava y a menudo ni siquiera te muestra lo que expresa, sino que te deja intuirlo. Lo explicó Christina Aguilera: «cuando abres la boca y cantas, es casi inquietante, realmente te invita a este mundo especial que sólo tú eres capaz de crear».

Hay quien quiere plantear —por frustración o por desconocimiento— que el envoltorio no es nada, si acaso una careta para guardar (o esconder) el interior, lo realmente importante. Esa es la premisa que les impide comprender el universo Melanie. La capacidad para trazar metáforas, constelaciones y paisajes alrededor de sí misma es lo que constituye el elemento artístico de Melanie Martinez. Es obvio que el contenido siempre supone el eje alrededor del cual gira todo lo demás, pero también es evidente que, cuando mayor es el alrededor, más puede expandirse el núcleo.

La intensa caracterización es precisamente lo que mantiene un número incontable de ventanas abiertas. De hecho, hablamos de una artista con una musicalidad presente en todo lo que hace, capaz de llevar su personaje a la vida real —o viceversa—. Disfrutar de una voz, de una forma concreta de hilar las sílabas y de un método de comportamiento. Disfrutar de una entrevista como si fuese un videoclip. Ver a través de un gesto.

source-10

Con su segundo trabajo en el horizonte, es pronto para hacer una valoración de su carrera, que acaba de nacer como quien dice. Pero podemos ir ya un paso más allá de las hipótesis. Podemos ya constatar que Melanie es continua incertidumbre, cíclica reinvención y extravagante duda. Ojalá nunca seamos capaces de descifrar su profundidad totalmente, porque sobre la duda reposa su esencia.

Anuncios

Un comentario en “Comprender a Melanie Martinez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s