«Otro día de sol» para La La Land

La Ciudad de las Estrellas igualó recientemente el récord de nominaciones a los Oscars con un total de 14, en nada menos que 13 categorías. Vertiginosa en cuanto a los números, lleva recaudado ya más de 270 millones de euros en todo el mundo. Estas cifras lejos de ser estáticas no hacen más que subir, su popularidad la aleja de las otras favoritas de los Oscars como La Llegada o Moolight. Sabiendo esto es indiscutible que, a menos de una semana de la gala, todo el mundo ya hable sobre La La Land. Hablemos pues de La Ciudad de las Estrellas.

Esta producción de Damien Chazelle tiene el alma de aquellos musicales que todos añoramos, musicales donde las letras tienen tanta carga emocional que parecen tirar de ti desde dentro. Es por ello que si únicamente escuchamos la Banda Sonora de La La Land somos capaces de encontrar los temas más profundos que este film nos quiere mostrar.

vestuario-2

Como ejemplo tenemos dos fragmentos de City Of Stars y Audition (The Fools Who Dream), ambas canciones nominadas a Mejor Canción Original:

«City of stars, are you shining just for me? City of stars, there’s so much that I can’t see.» (City Of Stars).

El mensaje es claro: algo que alcanzar, una meta, un sueño, algo que solo tú puedes ver, algo que ves que a veces se aleja, que a veces está a un brazo de distancia, pero que si no está te quedas vacío. A fin de cuentas, La La Land no deja de contarnos la historia de cómo dos jóvenes persiguen sus sueños. ¿Y quién no ha tenido nunca sueños? Aquí tenemos esa conexión inmediata con el público que consigue la favorita de los Oscars. Y en base a esos sueños teje una historia, no diré que única, pero sí entrañable y de fórmula perfecta, lo cual se confirma en el siguiente fragmento.

«And here’s to the fools who dream, crazy as they may seem. Here’s to the hearts that break. Here’s to the mess we make.» (Audition).

¿A quién va dirigida esta canción? ¿Quiénes son esos soñadores, esos locos capaces de perseguir sus metas y de sanar sus heridas? ¿Somos nosotros, el público? Bien jugado, bien hecho, Chazelle. No todo ha sido un camino de rosas hasta llegar a esta parte de la historia, y tras una montaña rusa emocional la atracción se detiene para que escuches atentamente esta canción.

Esa es la magia de La La Land, lo que la ha llevado a la cima, el ritmo con el que juega, la vertiginosa velocidad a la que te lleva, y de repente te frena, para luego volver a acelerar. Hace con tus sentimientos lo que quiere, lo que tenía pensado. Te cuenta una historia que ya hemos visto en otros sitios, sin embargo baila contigo mientras te la cuenta, hace que te olvides de la crítica para que únicamente la disfrutes.

Podríamos sacar muchos más mensajes de La Ciudad de las Estrellas, pero es mejor no desvelar nada más. Si la has visto, ya has bailado y conversado con ella, ya sabes de lo que hablamos. Y si aún no has tenido el placer de verla, ¿a qué esperas?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s