Algo se mueve al este de Alemania

En la vida podemos presenciar cuando se hace historia, podemos hacerla o pueden contarnos como alguien la hace. Debido a que a la mayoría de los lectores de este texto les quedará demasiado lejos Leipzig y además estarán escribiendo su propia historia, esto es una invitación a lo primero: a presenciar la historia que el Rassenballsport Leipzig está escribiendo en Alemania esta temporada, a no quedarnos en esa sombra que es el toro de la multinacional austriaca Red Bull y profundizar en un iceberg que día a día crece y que ya está provocando dolores de cabeza a algún transatlántico de la Bundesliga.

El mérito del equipo alemán es haber desarrollado un proyecto, que pese a contar con un potencial económico muy alto, no ha gastado grandes cantidades de dinero en jugadores con nombre, sino todo lo contrario. En la academia del Leipzig se trabaja desde muy pronto el estilo que estamos viendo en el primer equipo, un juego basado en transiciones rápidas, algo sorprendente, ya que vivimos en una época dominada por el juego de posesión. Para desarrollar este estilo buscan, sobre todo, jugadores jóvenes con físico privilegiado (ya es célebre la frase de Ralf Rangnick en la que decía que Messi y Cristiano eran demasiado caros y viejos para el Leipzig). Estos jugadores pueden salir de canteras de equipos alemanes e incluso de su club hermano: el RB Salzburgo, como ha sido el caso de Upamecano, Schmitz, Bernardo o Keita.

1488567299_632398_1488567447_noticia_normal.jpg
Sabemos que el Leipzig no será una flor de una temporada – Diario AS

La historia de los de Hassenhütl en la Bundesliga comenzó en el estadio del Hoffenheim, curiosamente uno de los últimos lugares donde Ralf Rangnick, director deportivo del Leipzig y una de las piedras angulares del proyecto, actuó como entrenador. En ese partido, los toros empataron a dos goles, pero en las siguientes jornadas cosecharon dos grandes victorias ante dos campeones de la Bundesliga: el Borussia Dortmund (1-0) y el Hamburgo (0-4 en el Volksparkstadion). Ya en esos tres primeros partidos se vieron rasgos característicos de este equipo, como la profundidad de plantilla de la que dispone (Hassenhütl solo ha repetido once de un partido para otro en seis de veintitrés jornadas) y es que en cada uno de los tres partidos jugaron con un lateral derecho diferente: Schmitz contra el Hoffenheim y Klostermann (que se lesionó de gravedad esa misma semana) y Bernardo contra BVB y Hamburgo respectivamente. Durante esas jornadas Forsberg y Keita solo fueron titulares una vez y Werrner se quedó en el banquillo otra. Que tres de los que, a posteriori, han demostrado ser de los mejores jugadores del equipo, empezasen de ese modo la temporada es indicativo de que el Leipzig está preparado para mantener el ritmo hasta final de temporada.

Los del este de Alemania no solo tienen una amplia plantilla sino que también disponen de numerosas variantes de cómo usarla. La versatilidad es un rasgo propio de los jugadores que buscan para el proyecto. De este modo esta temporada se ha podido ver a hombres como Ilsanker jugar de mediocentro, central y lateral derecho; Keita, que ha actuado en el centro de campo y en los interiores de ambos lados o Sabitzer al que Hassenhütl  ha puesto tanto de extremo derecho como de delantero.

En ocasiones, esas posiciones no son más que etiquetas, ya que la movilidad de sus jugadores es total. Este hecho está muy bien ejemplificado en su línea de ataque, conformada por dos extremos y dos delanteros: Forsberg, Werner, Poulsen y Sabitzer, generalmente. Es muy habitual ver a ambos delanteros abrirse a las bandas y dejar espacio para que los extremos vayan al medio, lo que les activa de cara a puerta. Las estadísticas dejan patente que esto funciona, ya que Forsberg ha participado en 18 goles (11 como anotador y 7 como asistente) y Sabitzer en 9 (5 como goleador y 4 como asistente).

Los números de Forsberg no son casualidad sino el resultado de su gran temporada, que está provocando que muchos grandes clubes europeos se fijen en él. El sueco está muy bien acompañado por Werner, que es el máximo goleador del equipo y el máximo goleador alemán en la Bundesliga. La dupla formada por el interior y el delantero está siendo una de las claves de este equipo, ya que se entienden a la perfección y se activan de forma mutua repartiéndose a la perfección los movimientos hacia dentro y hacia fuera y encontrándose con pases a la espalda de la defensa rival.

timowerner-cropped_ohowtyw1ccd312hmmgdttemqt.jpg
Timo Werner, el gol de este Rassenballsport Leipzig – SPORTAL.co.nz

 

Otro pilar clave es Naby Keita, el mejor jugador de la liga austriaca de la temporada pasada y una de las revelaciones de esta en Alemania. Su aspecto físico han hecho que surjan numerosas comparaciones con N´Golo Kanté, y de hecho tiene rasgos característicos de el del Chelsea: gran capacidad recuperadora, físico privilegiado, conducciones veloces que destrozan líneas… A todo esto se le suma una muy buena capacidad de llegar al área tanto para anotar como para asistir (ha hecho 4 goles y ha dado 8). A diferencia de Keita, Diego Demme siempre ha jugado de mediocentro, mucho más posicional y más enfocado a recuperar y distribuir. Al lado de Demme ha jugado el propio Keita e Ilsanker, pero él siempre se ha mantenido, lo que muestra la importancia de su trabajo silencioso, que le ha llevado a ser uno de los jugadores más usado por Hassenhütl.

 El físico de Keita es una de las claves de otra de las grandes virtudes del Leipzig: la presión tras pérdida. Los toros han tenido tramos de auténtico asedio a sus rivales de los que es muy complicado salir intacto y sin recibir un gol. Cuando presionan la salida de balón, dejan recibir a los centrales pero meten a los mediocentros en una jaula entre los delanteros, los extremos y los pivotes, lo que obliga al rival a salir por banda, donde los laterales tratan de anticiparse, recuperar y aprovechar la velocidad de sus jugadores de banda para llegar al gol.

rb-leipzig-ist-in-der-bundesliga-auf-erfolgskurs.jpg
Juventud y talento – focus.de

 

Este es el modelo y el estilo que ha llevado al Leipzig a ser la revelación de la temporada en Europa. Un modelo que se empezó a fraguar hace años con la llegada de Rangnick y cuyos frutos están siendo recogidos ahora. Puede que el equipo sin Red Bull no existiese, pero a la hora de jugar Red Bull deja de existir, y están once jugadores que tienen muy claro a qué tienen que jugar y cómo. Jugadores que no costaron demasiado, sino que fueron descubiertos gracias a una potentísima red de ojeadores. Jugadores que muy probablemente la campaña que vienen estén en Champions League y que no dejan de crecer. El RB Leipzig ya está aquí, y podemos decidir entre disfrutarle u odiarle basándonos entre nuestra propia experiencia o quedarnos anclados en los cuernos del toro de Red Bull.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s