Not All Men: ¿por qué?

Una de las cosas que más me gustan de estudiar Psicología es la infinidad de situaciones y conductas que pueden llegar a entenderse, como por ejemplo el famoso Not All Men.

Para poder desglosar el origen de ese argumento bajo el que se escudan tanto hombres como mujeres es necesario conocer antes qué se entiende por conducta de ayuda y su funcionamiento.

La Psicología Social entiende por conducta de ayuda cualquier acción que tenga como objetivo proporcionar algún beneficio o mejorar el bienestar de otra persona. Esta disciplina señala a su vez algunos factores que favorecen o entorpecen que tales actos se den, entre ellos destaca el tipo de atribución que hagamos.

El concepto de atribución fue propuesto por el psicólogo Heider en The Psychology of Interpersonal Relations. En resumidas cuentas la teoría de la atribución explica cómo las personas evalúan su propio comportamiento y el de otros. Según Heider, éstas pueden ser externas, no debidas a la persona (suerte, terceras personas…) o internas, relacionadas directamente con ella (motivación, esfuerzo, personalidad…).

Siguiendo con la conducta de ayuda, es fácil inferir que es más probable ayudar a una persona si consideramos que no es culpable de su problema, o sea, si realizamos una atribución externa; y por otro lado, somos más reacios a siquiera acercarnos a alguien si concluimos que su situación la ha provocado directamente él mismo.

Esto nos lleva al siguiente punto: la atribución defensiva, que sigue dos caminos posibles.

El primero se da cuando una persona es semejante a nosotros, en este caso tendemos a creer que no es culpable de su problema (atribución externa). Es decir, utilizamos la atribución defensiva de forma no consciente para reducir una sensación de amenaza, ya que pensar que es persona semejante a nosotros es la causa de su problema implicaría que a nosotros también podría pasarnos lo mismo si cometemos su error.

Sin embargo, cuando el problema de la víctima es muy grave ocurre el efecto contrario, llegando al segundo camino. En esta situación, percibir a la víctima como semejante nos conduciría a pensar que eso mismo puede llegar a sucedernos. Es cierto que en este caso la atribución defensiva también elimina un sentimiento de amenaza, pero lo consigue a través de una doble estrategia consistente en:

1) Distorsión de la percepción de la víctima: así, logramos verla como diferente y le asignamos características como por ejemplo, falta de precaución.

2) Atribución interna: como percibimos a la víctima distinta a nosotros mismos, la consideramos culpable de su situación.

Un hombre culpabiliza a la víctima (además de por la cultura de la violación) porque realizar una atribución interna hacia la víctima (culpabilizarla) y externa hacia el agresor (eximirle de culpa) le proporciona tranquilidad, ya que él es semejante al agresor. Aceptar que éste es el verdadero culpable sería aceptar que él mismo podría reproducir su comportamiento. Por el contrario, si la culpa es de la víctima, la relación de semejanza con el agresor no le produce ningún estado desagradable.

Si quien culpabiliza a la víctima es una mujer, hace exactamente lo mismo: a través de la distorsión de la percepción de la víctima, rompe toda relación de semejanza con ella y así puede culpabilizarla sin sentir que podría pasarle lo mismo. Es decir, no puede cometer su error porque no es como ella. Paralelamente, libra de toda culpa al agresor porque si no, significaría que todo aquel semejante a él podría reproducir su conducta y ese pensamiento podría causarle una sensación de inseguridad y falta de control.

En definitiva, los “hombres Not All Men” se quitan así el peso de una misma socialización machista que los hace semejantes al agresor y sienten tranquilidad y las “mujeres Not All Men” bajo esta creencia no sienten una increíble ansiedad por no controlar su medio.

He aquí un ejemplo más sobre por qué para los hombres es más cómodo renegar del feminismo y de lo que conlleva y por qué para nosotras las gafas moradas son lo mejor y también lo peor que nos puede pasar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s