Cine inmortal: El Padrino

Considerada por muchos la mejor película de todos los tiemposla revista Empire la colocó en esa posición en su ranking del año 2008 . La familia que lleva la venganza en la sangre y una oferta que el espectador no puede rechazar, unas actuaciones sublimes o el descaro de un director que esquivó amenazas y catástrofes para ofrecérnosla. Efectivamente, como no podía ser de otra manera, nos referimos a El Padrino (1972).

Mi reloj tenía la manecilla más corta apuntando al número dos cuando la apatía que se había adueñado de mi noche protestaba enfadada y me pedía que me metiese bajo las sábanas. Intentando no tomarme demasiado en serio las cinco horas que quedaban para que sonase el despertador, decidí pulsar el play y empezar a ver una película. Acabé con un largometraje de un tal Francis Ford Coppola, tal vez os suene, en mi pantalla; The Godfather o El Padrino. A los veinte minutos de comenzar ya me estaba preguntando por qué había tardado tanto tiempo en verla.

Una película, ambientada a mediados de los turbulentos años 40, sobre la mafia italiana que controla el submundo de la ciudad de Nueva York. Curiosamente, no se menciona la palabra mafia en los 175 minutos que dura el largometraje. Los protagonistas son semidioses intocables que navegan por la ilegalidad con una tranquilidad casi insultante. Una voz profética dictará sentencia: cada cinco años suele haber una guerra entre las familias. Así sucederá, el espectador será testigo de esta cruenta confrontación entre cinco familias de mafiosos desde el seno de una de ellas, la de aquellos que llevan el apellido Corleone.

En los primeros minutos disfrutamos de una boda, de risas, de bailes, de los italianos y de una alegría contagiosa que nos parecerá extraña en un paisaje norteamericano. En un despacho, cerca de la multitud y escuchando el replicar de las copas de vino, a Don Vito Corleone, nuestro padrino, le piden que asesine. La boda no es más que un simple trámite, nada más que un juego de disfraces que sirve para mantener en movimiento lo único que alimenta el poder de la familia Corleone: los negocios. El espectador percibe el aura de poder y solemnidad que rodea a Vito, interpretado por Marlon Brando. Asusta e impone, el actor lleva una prótesis bucal que deforma su rostro y que le hace tener un aspecto más perruno que humano. Acaricia a un gato, que aparece en la escena a capricho del propio Brando, mientras una lista interminable de hombres atraviesan el umbral de su puerta para pedirle y devolverle favores, no siempre a voluntad. Es un hombre que sabe interpretar su papel; es y cree aquello en lo que hace. Acabará consumido.

La muerte, el dolor y las lágrimas bañarán el seno de la familia Corleone. La herencia de Vito caerá sobre los hombros de sus hijos y sólo uno de ellos logrará estar a la altura: Michael. El más joven de los hermanos es interpretado por un Al Pacino que roba la responsabilidad y el protagonismo al resto de integrantes de la familia. Podríamos decir que roba la película en su totalidad.

Encuentro que en la evolución personal de Michael está la verdadera esencia de esta cinta. Cómo un hombre cambia y se transforma cuando el peso del poder lo corrompe. Cómo su carácter evoluciona cuando la sed de venganza lo traslada desde la más regia rectitud moral hasta un entorno cada vez más putrefacto del que es imposible escapar. Pero no nos engañemos, aunque en un primer momento es reacio, Michael disfrutará de su metamorfosis. Este hombre se sumergirá en el fango de la mafia y saldrá sucio, pero orgulloso.

«–Do you renounce Satan? –I do»

Pudiera parecer puro azar que sea esta la película que hemos podido disfrutar y no otra completamente diferente. Coppola se enfrentó a multitud de infortunios que dificultaban la producción y rodaje del largometraje. Discrepancias con Paramount en cuanto a los dos protagonistas; no querían a Brando por excéntrico y desdeñaban a Pacino por poco conocido. Había continuos problemas con el guion, que el mismo director modificaba de manera tan habitual que interfería en el calendario de rodaje. A todo esto se añadieron las presiones de la mafia, la real, pues se conocen amenazas que exigían que se detuvieran las grabaciones.

Basada en la novela de Mario Puzo, la película  puso bajo el foco las evidentes similitudes entre la ficción presentada y la realidad . Por ejemplo, el espectador debe hacer un esfuerzo para no distinguir a Frank Sinatra, del cual se sospecha que mantuvo un trato demasiado cordial con ciertos mafiosos italianos, en la figura del cantautor ficticio Johnny Fontane, apadrinado de Don Vito Corleone en la película.

Los aspectos técnicos  cuentan con un sobresaliente en el que la vista y el oído no pueden sino coincidir. La banda sonora que nos regala  Nino Rota nos hará creer que respiramos el aire mediterráneo de Sicilia. La figura del director de  fotografía será fundamental en el desarrollo de la cinta, Gordon Willis hizo maravillas con los juegos de luces y sombras. Admitiría, tras el rodaje de El Padrino II, que su deseo de que cada escena contase con una iluminación perfecta le llevaría a mostrar un carácter bastante agrio durante  los meses de trabajo. Debemos coincidir en que la potencia visual de El Padrino se debe a la maestría con la que Willis desempeñó su papel.

Sin dejar atrás el tema de las sombras y tomando un desvío del camino  de la crítica a la película, hay una que planea sin remedio sobre Brando. Su actuación, para mí, queda empañada debido a lo deplorable de sus actos durante la grabación de El último tango en París. La situación fue la siguiente: una escena de violación, un actor y un director que acuerdan los términos de la misma y la actriz, Maria Schneider, desconocedora de la humillación a la que se vería sometida durante el rodaje. En esta entrevista, el director de la cinta relata cómo fueron los hechos *, cómo él y Brando tomaron la decisión de abusar de una mujer para que su sufrimiento frente a la cámara fuese real y no fingido.La condena a esto es, casi siempre, insuficiente.

No puede considerarse algo aleatorio en la industria, referentes como Woody Allen, acusado de abuso por su propia hija, o Hitchcock, también acusado de acoso por Tippi Hedren, son y serán recordados como grandísimas figuras del cine. Parecen ejemplos lejanos, para evitar que un esto ya no pasa sobrevuele la cabeza de algún lector o lectora, dejadme recordar a un individuo que ocupaba nuestras pantallas antes de ayer: Casey Affleck. Este hombre ha resultado ganador de un Oscar en la categoría de Mejor Actor cuando existe la duda de si es o no un acosador sexual. No es aleatorio, no, es recurrente e ignorado.

Retomando el sendero de la crítica y el análisis, no puedo dejar de mencionar las naranjas de Coppola. Con las naranjas no me quiero referir a otra cosa que no sea la simple pieza de fruta, cuyo papel simbólico es más que evidente durante la cinta. Reflejo de la traición, la muerte o la desgracia, Coppola sabe cómo hacernos temblar cada vez que vemos el fruto anaranjado aparecer en pantalla.

Con un total de once nominaciones a los Oscar, tres de ellos conseguidos, cinco globos de oro y una huella irreversible en la cultura popular, El Padrino ha logrado permanecer atemporal generación tras generación. La creación de Coppola roza la perfección y debería ser considerada objeto de culto por todo aquel que ame el cine. Me atreveré a colocarle el adjetivo de imprescindible a la derecha, en una época en la que el abuso del mismo hace que todo parezca demasiado bueno para ser verdad. Esta película exige ese adjetivo, lo merece. Lo prometo.

* Video obtenido desde el canal de Youtube de Now This.

 

Anuncios

Un comentario en “Cine inmortal: El Padrino

  1. Gracias por tu excelente aporte. Sin duda para mi la mejor película sobre mafia, y cómo tu bien dices sin decir en ningún momento la palabra “mafia” en el filme. Lo cierto es que los actores y agentes de la producción fueron amenazados varias veces por la mafia reconvertida en un movimiento llamado Liga de derechos civiles italoamericanos . Incluso las oficinas ejecutivas de Paramount fueron evacuadas en dos ocasiones por amenazas de bomba.

    Un saludo, y enhorabuena por tu blog!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s