David Lynch: not another Twin Peaks documentary

Hace unas semanas se estrenó el tan esperado documental sobre David Lynch pero pocos saben de qué trata realmente.

Cumpliéndose el 25 aniversario de la emisión del último capítulo de su mítica serie Twin Peaks el público esperaba un documental sobre la carrera cinematográfica del director. Sin embargo con David Lynch: The Art Life, como se llama el documental, nos encontramos con un análisis profundo de los entresijos de la mente de un personaje fascinante como es Lynch. Una aproximación a la faceta más misteriosa del director, su historia.

Todo comenzó en 1977 con su primer proyecto de largometraje: Eraserhead. Su carrera despegó hasta toparse con Dune en 1984, una cinta para la que necesitó mucha valentía, al intentar plasmar tan compleja obra literaria. Dos años después vemos un nuevo Lynch en pantalla con Terciopelo Azul, uno de sus mayores éxitos. Sin embargo lo que llevaría a la cima al director sería la muerte de Laura Palmer en 1992..…¿Pensabais de verdad que iba a contaros otra vez la cronología y análisis de la filmografía de David Lynch? No. Porque eso es precisamente lo que esperaban los fanáticos del director, y para un documental sobre sus proyectos cinematográficos mejor te ves sus películas.

Considero que este documental es más importante que cualquiera de los análisis que se han hecho sobre Twin Peaks, Terciopelo Azul o Dune. Porque sin este documental, todo lo que analicemos sobre Lynch queda incompleto. Para entender en su totalidad la creación de un genio, antes debes comprender su mente. En David Lynch: The Art Life nos abre las puertas de su hogar, su mente, de esta manera su universo personal queda totalmente expuesto. Este privilegio nos permite conocer cómo se desarrollaron y de dónde salieron cada uno de sus largometrajes.

¿Qué podemos esperar de este documental? Un lado más humano y menos idealizado del director. Películas caseras, fotos familiares e incluso proyectos amateurs de su etapa más joven. Pero con lo que sin duda nos vamos a encontrar es con la etapa más artística del director.  «Creo que cada vez que haces algo, como una pintura, traes cosas del pasado, puedes conjurar ideas y colorearlas, aunque sean nuevas ideas, el pasado las colorea» nos dice Lynch en su documental, y es aquí nos irradia la esencia del mismo. Es en esta explicación el por qué de la importancia de éste.

El arte inspira al arte. Esta afirmación es tan sencilla como compleja, al igual que esta película documental de la que hablamos, para disfrutarla recomiendo abstraernos por un momento de la filmografía del director para adentrarnos en el imperio interior de David Lynch.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s