Taburete: entre Pereza y Julio Iglesias

En la vida, todo final conlleva un nuevo comienzo. Cuando un grupo se disuelve llega otro, pero nunca se sabe cómo de larga será la espera. Taburete son algo tan excepcional como común; la tradición con la novedad.

El Canto del Loco anunció su separación en febrero de 2010, poniendo punto y final a más de 10 años de carrera musical y a más de un millón de copias vendidas entre todos sus álbumes. Por su parte, Pereza anunció su separación en septiembre de 2011, dándose su última actuación en directo en junio del año siguiente. Se abría un espacio que rellenar. Cientos de grupos se han disputado ese espacio a lo largo de estos últimos 5 años, pero no fue hasta 2015 cuando un grupo tocó a la puerta de la juventud española aficionada al “pop/indie/rock/canciones que pegan fuerte”. Tras decenas de conciertos por bares de Barcelona y Madrid, Taburete (por aquél entonces formado por Guillermo “Willy” Bárcenas, Antón “Antxón” Carreño y Joaquín Gasset) decidió publicar “Tres Tequilas“, su primer álbum de estudio que les llevó, tras conciertos por diversas ciudades españolas y algún que otro festival, a llenar dos Rivieras, un hito.

Tras los conciertos en la Riviera, las discográficas llegaron con ganas de fichar al grupo madrileño, y a punto estuvieron. Pero tras reuniones y horas de reflexión, la banda decidió seguir manteniéndose como independiente, creando Voltereta Records, para así poder editarse ellos mismos sus temas, manejar las distribuciones de las giras y encargarse del merchandising: más beneficio y satisfacción pero muchas más horas de trabajo invisible por detrás. Con esas llego 2016 y llegó con “Dr. Charas, su segundo álbum de estudio, y, por qué no decirlo, el álbum que les ha llevado a la cima del panorama musical español. El álbum que les ha hecho llenar el Wizink Center, 15.000 localidades para un grupo que apenas lleva tres años de existencia.

Willy Bárcenas y Antxón Carreño en una de sus jodas particulares

La música evoluciona al ritmo que lo hace la sociedad, son caminos paralelos. He aquí donde reside la fuerza y el auge de Taburete, la identificación personal y social. La juventud española reclamaba un grupo que cantase letras despreocupadas, que les liberasen de sus males más cotidianos, y que fuesen la continuación de lo que había hace no tanto. La figura pública de su frontman, Willy, es de sobras conocida por lo que supone su apellido en la política española. Pero pese al estigma hecho apellido, Taburete ha conseguido distanciarse de esas polémicas y superar las barreras de las primeras impresiones negativas acerca de este tema. Han ido un paso más allá. Taburete ha conseguido gustar a gran parte de esas primeras impresiones negativas.

El impulso social que ha sufrido Taburete tiene pocos precedentes recientes, el boca a boca ha sido una de las principales causas de su éxito. Gran parte de ese boca a boca ha sido llevado a cabo por parte de “gente de bien”, gente ansiosa por algo que les recordase a Julio Iglesias pero que no tirase para atrás a Varón Dandy, algo que representase su concepción actual de la vida y de la cultura española. Y es que a día de hoy, resulta complicado encontrar a una persona de entre 18 y 25 años que no haya escuchado Sirenasla canción que les ha llevado a llenar las principales salas de la península y a ser unos habituales en la música que escuchan gran parte de los jóvenes de este país.

Esto no ha acabado,
no ha llegado a su fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s