Hannah Baker no tiene Twitter, y menos mal

Trabajo conjunto por Patricia Boto y David Jiménez.

En cerca de 13 horas, esta primavera muchos han aprendido por primera vez qué es un casete y qué es el bullying. Pero no nos confundamos, no ha sido gracias a Hannah Baker.

Si algo ha hecho Hannah, la protagonista de 13 Reasons Why, ha sido crear una ferviente batalla en las redes sociales donde todo el mundo opina, a veces sin pararse a pensar. Unas voces han sonado más que otras y, al final, el mensaje original que pretendía transmitir la serie ha sido distorsionado y manipulado.

Aún hoy, un mes después de su estreno, el público sigue sin llegar a una conclusión sobre la serie. Esto se debe, en parte, a los 13 protagonistas. Acosadores, stalkers, envidiosos, egoístas, violadores, rencorosos… Hannah  los mete a todos en el mismo saco y esto genera en el público un desequilibrio argumental, una dualidad moral que hace a una preguntarse por qué todos son castigados de la misma forma. La respuesta ha sido una oleada de comentarios en las redes sociales advirtiendo de que cualquier acción puede tener consecuencias sobre otras personas. La consecuencia: un estado paranoide que dista mucho del objetivo principal de la serie.

Y como todo movimiento viral en la red, pronto surgió una contraofensiva que no veía gravedad en algunas de las acciones de los protagonistas. Es cierto que la serie refleja dos puntos de vista claros: el de Hannah Baker y el de los 13 personajes a los que acusa. Y aunque hay varios casos en los que todos nos posicionamos incondicionalmente en el lado de Hannah, en otros no lo tenemos tan claro. Esta otra parte de la historia está compuesta por backgrounds difíciles que de alguna manera buscan justificar las acciones de los protagonistas. Como consecuencia, el público no puede condenar a los 13 de la misma forma que lo hizo Hannah e incluso puede llegar a pensar que a veces el acoso se justifica en el trasfondo y las dificultades sociales o familiares por las que pasan los acosadores.

Pero algo las hace las 13 cintas más famosas del año y es que, pese a esta caótica recepción, tenemos que admitir que la serie ha puesto sobre la mesa un debate muy necesario. 13 Reasons Why refleja de manera espléndida el muro de cristal que existe entre la víctima y el acosador y la indiferencia y falta de preparación que impera en la comunidad educativa ante el bullying. En definitiva, ha tenido que ser una serie la que abra los ojos a la juventud con respecto al slut-shaming y machismo en las aulas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s