Entrevista a Sitapha Savané: «Hay mucha ignorancia hacia África»

Como una catástrofe inesperada, un vendaval que se avecina, desde detrás y sin ser visto, una sombra se acerca mientras el balón está en juego. El intrépido jugador no avista lo que va a ocurrir, el fin se acerca, Savané está cerca. Sitapha controla el tiempo y el espacio, nada se escapa de sus manos para acabar con aquel que ose entrar en su zona. Con el tapón y el físico como bandera, el veterano jugador nos atiende en una larga conversación mezclada de baloncesto, vida y política. Un animal baloncestístico que no se esconde en ningún momento, siempre desde el respeto a la pluralidad y al derecho a la libertad de expresión.

Sitapha Savané (2,01, 1978) es una de las caras veteranas de la Liga Endesa, protagonista en vivo del proceso de cambio del baloncesto español reconoce que los deportistas deberían dar más su opinión sobre política. Los deportistas no son sujetos ajenos, han de rendir cuentas como ya escribimos hace tiempo. Lo personal es político que diría Judith Butler, vamos más allá, lo deportivo es político.

Llegas a Estudiantes este verano después de tocar el cielo en la Copa del Rey con el Granca. Un Estudiantes en estado crítico, ¿qué te encuentras al llegar y cuáles son tus expectativas?

Bueno, llego a un Estudiantes que venía de tres años bastante complicados con descensos deportivos incluidos y tras la llamada de Salva Maldonado con el que he estado tantos años que cogía las riendas de un proyecto nuevo y me dijo que le encantaría contar conmigo para arrancarlo. Bueno, no me lo tuve que pensar demasiado porque por experiencia sé que con él iba a disfrutar tanto del día a día como en los partidos y es lo que uno busca a estas alturas de su carrera.

Tu llegada a Estudiantes no parece casualidad dado quién se sienta en el banquillo, Salva Maldonado con el que compartiste todo tu trayecto en la Penya. ¿Dónde empieza Taph y donde acaba Maldonado?

(Risas) Es una pregunta complicada. Empezó la primera vez en mi segunda temporada en Gran Canaria, anteriormente no nos conocíamos y estuvimos ahí cuatro años en los que creo que conseguimos los objetivos en todos ellos y lo hicimos bastante bien y ya se empezó a desarrollar esta relación y complicidad a nivel personal y profesional. Me encanta su estilo de llevar un equipo y cuando unos años después me tocó salir del Gran Canaria estaba en la Penya y fue una de las razones por las que elegí ir a Badalona. Durante aquella época creo que nuestra relación ha subido unos cuantos peldaños, creo que es porque yo ya tenía un cierto grado de madurez que me permitía ejercer aún más de líder dentro del vestuario y muy coordinado con él como el jefe del grupo nos ha dado muy buenos resultados. No sólo hemos tenido muy buenas dinámicas, hemos ido mejorando el equipo hasta mi última temporada ahí. Llegamos a la Copa del Rey y a los Playoffs cosa que la Penya no lograba desde hace muchos años.

Tu timing para leer el momento adecuado para colocar el tapón o forzar el fallo es quizás una de tus señas de identidad. ¿De dónde surge esa habilidad para llegar en el momento adecuado?

Yo creo que hay una parte innata y, desde luego una gran parte trabajada. Esta habilidad varía a lo largo de la carrera de uno. Me gusta decir que antes cuando tenías 24 años y saltabas fuera del gimnasio podías estar mal colocado y aun así recuperarte y llegar para colocar un tapón. Muchas veces el tapón llegaba para arreglar alguna cagada tuya o de algún compañero. Con el paso de los años aprendes a estar cada vez mejor colocado y aun utilizando la herramienta del tapón, pero desde luego a hacerlo siempre desde una mejor colocación como una defensa individual y de equipo.

Ha sido testigo y protagonista de la historia del baloncesto moderno en nuestro país. ¿Cómo se ha desarrollado el juego desde su llegada hasta hoy?

Yo creo que he visto una gran evolución, desde luego, a muchos niveles aparte del jugador español y cómo ha ido incidiendo en el juego y mejorando a la vez que lo ha ido haciendo la liga ACB. Aunque ahora mismo a nivel de números vamos a estar en horas bajas de jugadores formados a nivel local. Yo creo que tienen un grandísimo nivel y ya ni hablo sólo de los de la Selección, pero en general, y ya no es la situación de que vienen dos americanos que cargaban con todo el equipo ahora se ven equipos donde los dos americanos son dos jugadores más en el grupo.

¿Cuál es el mayor problema de la ACB?

Creo que la ACB como todo el país se ha enfrentado a un grave problema económico desde 2008 con la crisis económica que ha llegado que ha hecho que hayan bajado muchísimo los salarios. Entonces el nivel del jugador que se ha podido atraer además de perder muchísimos jugadores que una vez se revalorizan se van a otros mercados donde se les va a pagar lo que ahora valen y esto está haciendo un gran problema porque es una fuga de talento para la Liga. Luego, obviamente, para paliar esto hay un trabajo que hacer para ir mejorando el producto y, desde luego, venderlo de mejor manera.

Tras tu paso por Gran Canaria muchos te decían adiós, pero este año has vuelto a demostrar que hay Savané para rato, ¿cuál es tu secreto para jugar con el hándicap de la veteranía?

La veteranía creo que es una ventaja, la edad sí que puede ser un hándicap desde luego (risas) a nivel físico y para ello no hay secreto, es cuidarse y es algo que yo he llevado incluso a extremos frikis según algunos compañeros en broma. La verdad es que, desde más o menos llegué a los 30 años, he tenido la suerte de encontrarme con profesionales que me han educado muy bien cosas importantes a la hora de cuidarse, aspectos de la nutrición y todo tipo de cuidados y los he ido aplicando para poder mantenerme a un nivel físico suficiente para seguir compitiendo en esta liga.

Se ha hablado mucho de tu salida del Gran Canaria, ¿cómo se produce todo y por qué crees que tras la salida de Aito Casimiro no cuenta contigo?

La realidad es que desde mi punto de vista la temporada no fue satisfactoria a nivel personal porque cuando sigues jugando con esta edad no vas a tener la oportunidad de disfrutar de la cancha y sentir que, bueno, no quieres que se te regale ningún minuto, pero que si te los ganas que los puedas tener. Si no es el caso no es lógico seguir dentro del proyecto, aunque en este caso había parte sentimental que hay entre el Gran Canaria y yo que hizo la decisión muy difícil. Creo que por coherencia no hubiese sido lógico para mi seguir teniendo un papel digamos, bueno, esa figura a veces del veterano que sigue ahí con la toalla en el banquillo que aplaude. Siento que todavía podía aportar en la cancha, pero también hay que ser realista, cada uno toma sus decisiones. Quizás el Gran Canaria podía aspirar a fichar y tener pívot de más alto nivel pues por eso no se les puede culpar, pero tampoco se me puede culpar por tomar la decisión de ir donde puedo aportar, ayudar y disfrutar.

“Seule la lutte libére” protagoniza tu Twitter, una frase del revolucionario Thomas Sankara que denota tu procedencia. Con padres comunistas y con una formación académica envidiable. Me gustaría preguntarte, ¿cómo han ido evolucionando tus ideas políticas?

Como mencionas la verdad que me he criado en la política. En casa ha sido siempre algo presente. Siempre hago la broma de que recibí gases lacrimógenos en una manifestación tenía 10 años en el 88’ y había salido de casa sin que se enterasen mis padres para irme a las manifestaciones que había como protesta tras las elecciones presidenciales. Es algo que siempre ha estado ahí. Quizás es una referencia que en muchos años lo mantenía a nivel privado. Pero creo que con la explosión de las redes sociales que permiten exteriorizar muchísimo más los pensamientos que uno tiene y la gente ha ido dándose cuenta de muchas de estas ideas que tengo y que no tengo ningún problema en compartir ni debatir.

Llevas cerca de 17 años en España, sí que es cierto que se ha avanzado mucho en aspectos de tolerancia y respeto ¿Cómo has vivido desde dentro este proceso? ¿Qué le queda por mejorar a la sociedad española?

No solo es un tema de mejorar, yo creo que todas las sociedades siguen una evolución, es normal que todas las sociedades evolucionen y esto a muchísimos niveles. Un aspecto que a mí, por ejemplo, me ha podido tocar de manera más directa es en el año 2000 cuando llego a España pues la población negra aquí era bastante menor. Tradicionalmente en España no se ha tenido tanta población como puede ser el caso de Francia. Y bueno, vas por la calle y en algunas ciudades más pequeñas se te miraba como si hubieses saltado de la tele directamente como “Oye, un negro de verdad en la calle”. Esto ha ido cambiando, pero creo que a día de hoy hay mucha ignorancia especialmente hacia Africa y la cultura africana.

Bueno, por otro lado, también gracias a Dios no se viven aquí fenómenos como puede haber en Francia con una persona, iba a decir señora, una persona como Marine Le Pen llegando a la segunda vuelta de las elecciones con todo lo que ella predica.

Tu activismo y tu conciencia política son evidentes si nos acercamos a tus redes sociales. La politización del deporte no está muy bien vista en España, sólo hace falta ver a Piqué con Cataluña. ¿Has recibido presiones o te han puesto malas caras alguna vez en tu carrera?

En ese sentido a mí me gusta pensar que no he tenido estos problemas en general porque siempre trato los problemas desde el respeto y creo que la gente hasta ahí llega. Poder no estar de acuerdo conmigo, pero al menos poder respetarte y decir lo que piensas. Entonces cuando surge algún energúmeno que te pone alguna barbaridad, pero bueno aprendes a pasar de ello y desde luego no es una cosa que me haga dejar de dar mi opinión.
Encima, el 99% de la gente tiene reacciones muy positivas, aunque no esté de acuerdo con algún pensamiento tuyo agradecen que un deportista profesional no solo esté al tanto de lo que ocurre porque le importa y se moje hablando.

Es obvio que los jugadores tenéis opinión política y no sois simples espectadores, tenéis mucha fuerza, quizás podría decirse que un enorme poder social. Solo hace falta ver a LeBron James con Hillary Clinton en las elecciones. ¿Crees que los deportistas deberían tomar más parte en aspectos sociales y políticos?

A mí me gustaría ver esto, pero no voy a decir que deberían porque eso sí que tiene que ser una decisión muy personal. Y de la misma manera que cualquier ciudadano normal puede preferir o no hablar de política pues digamos en una comida familiar o con los amigos.

También el deportista que sí tiene interés en esas cosas debería atreverse un poco más a expresarlo, más que nada porque creo que es un muy buen ejemplo para tanto los especialmente jóvenes que nos siguen que vean que “oye, el deportista por muy bien que le vaya no está en una burbuja donde ni se entera ni se interesa de lo que ocurre en la sociedad, alrededor suyo”. Porque yo la mayoría de los jugadores con los que hablo tienen opinión política, pero bueno, muchas veces no se atreven a hablarlo públicamente por evitarse rollos, digamos.

Fuiste muy crítico con Macron… ¿hasta qué punto encuentras diferencias con Le Pen?

No sé si fue tanto con Macron (Risas) he borrado muchos de mis pensamientos porque lo realmente importante en este caso era derrotar a Le Pen. Hay muchas cosas de Macron que me gustan, hay muchas otras que no. Con Le Pen no hay cosas que me gusten. Todo lo que ella representa: el odio, el fascismo, la xenofobia, el antisemitismo… Son cosas que me parecen fatal, entonces en este caso no era elegir como dijeron algunos entre la peste y el cólera.

Creo que era elegir entre un mal muchísimo peor y una persona que bueno, puede tener ideas diferentes a las tuyas, pero desde luego no hace peligrar a la República y a gran parte de la sociedad francesa.

Sabemos de tu crítica al aumento de la extrema derecha en Europa. Hay quien plantea que se debe a dos factores: neoliberalismo y pasividad de la izquierda. ¿Lo compartes?

Desde luego que sí, yo creo que alguien como Le Pen, alguien como Trump han podido tener éxito por cierta dejación de la izquierda tanto en Francia como en Estados Unidos, esto ya lo conoce todo el mundo. Mucha gente que antes votaba demócrata en EEUU votó a Trump porque ellos dan por hecho que porque somos pobres les vamos a votar, pero llevan tiempo sin hacer nada por nosotros.

En Francia también mucha gente votó a François Hollande y han salido muy decepcionados de su mandato y de ahí muchos se han ido cayendo hacia Marine Le Pen. Entonces, yo creo que la primera y mejor manera de luchar contra esto es atender a los que se sienten dejados por la política actual.

Dijiste que estabas cercano a las posturas de Podemos y, bueno, hace unos meses realizaron Vistalegre II. Si tuvieses que elegir, ¿entre qué parte te quedas? ¿Pablo Iglesias o Íñigo Errejón?

Como la mayor parte que se ha podido sentir cercana a Podemos, me siento cercano a muchos argumentos de cada uno de los dos y como la inmensa mayoría me hubiese gustado que siguiesen juntos porque forman un tándem bastante bueno y bastante complementario. En mi opinión personal ha sido un error cambiar esa situación que se tenía en Podemos. Ahora queda por ver, obviamente la gente vota, la mayoría decide, decidió ir en una cierta dirección.

Yo no estoy inscrito en Podemos, entonces ni siquiera voto en estos procesos, pero vuelvo a repetir, Íñigo Errejón me parece un gran político, me parece una persona muy inteligente y aporta y más aun viendo que en España hay una sección que tiene miedo a Podemos. Creo que, por error, pero es una realidad. Y no hablamos solo de, como dijo hace un mes Pablo Iglesias de los que roban y se aprovechan en esta sociedad, pero gente normal y corriente que aun así tiene miedo a Podemos. Creo que si Podemos pretende llegar a niveles más altos tiene que cambiar esta percepción.

 Siempre has reconocido que te gusta leer y tienes muchas inquietudes culturales y tal. Si tuvieras que señalar a tres figuras que te han marcado, ¿cuáles serían?

A nivel político nombraría a Thomas Sankara, a mis padres y siendo jugador de baloncesto debería citar alguno (risas), puesto que a veces parece que ni lo soy, pero en el mundo del baloncesto me ha adentrado por enamorarme como muchos de Michael Jordan. Ha sido una figura en lo deportivo y luego en lo personal igual ya no, no me ha caído igual de bien, pero en lo deportivo ha sido trascendental para mí y este deporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s