vida

¿Seguimos eligiendo vida?

«Elige vida» oíamos por las calles en 1996 y veintiún años después ha vuelto a resurgir con la secuela de la película que nos mostró la cruda realidad de la adicción a la heroína en Escocia.

Finales de los 80, Edimburgo y un grupo de jóvenes heroinómanos que no amaban nada -salvo el jaco-. Así se presentaba la mítica y controvertida película de Danny Boyle, basada en el libro de Irvine Welsh, que no dejó a nadie indiferente dada su cruel y realista descripción de la creciente adicción al caballo que sufrió Europa desde los 70 a mediados de los 90.

Cuchara. Algodón. Mechero. Vela. Elixir. Ése era el ritual de centenares de jóvenes amargamente realistas que no veían una salida a su condición suburbial, los chicos de Trainspotting vivían rodeados de miseria, prostitución, pobreza y caos y la realidad no era del todo distinta. La Generación X, nacida después de la Segunda Guerra Mundial, fueron los jóvenes que tenían un destino muy claro: brillar. Tras la salida de la guerra se posaron miles de esperanzas sobre esta nueva generación que además iba a ser la primera en gozar de la tecnología, más facilidad para acceder a los estudios y en general más oportunidades pero todo se torció con los cambios sociales, la sobreabundancia de licenciaturas y los bajos sueldos y así fue como un halo de incertidumbre y derrota cayó sobre los jóvenes que pasaron a ser denominados como la Generación Perdida.

vida
“Me lo he justificado a mí mismo de todas las maneras. Que no era para tanto, sólo una pequeña traición…”

En Escocia teníamos a Mark Renton y su cuadrilla y en España, tras el anhelo de libertad del fin de la dictadura y la reciente reconversión industrial que disparó el desempleo en las regiones industriales de Madrid, Cataluña y el País Vasco, a más de 80.000 heroinómanos que sólo encontraban motivación en el fondo de una jeringuilla, ése pico era lo único que daba sentido a sus vidas. Una epidemia que se fundó bajo el desespero y la agonía de esos jóvenes que tenían que cambiar el mundo y no pudieron, la clase obrera aún sumida en la pobreza y mermada por la burguesía.

Y veinte años después, ¿qué ha cambiado? Se siguen usando las drogas, y no poco, pero a modo recreativo, encontrarás una pastilla en cualquier esquina un sábado noche, ¿pero hallarás una epidemia yonqui? Nueve años de crisis, 613.900 jóvenes en paro y poca perspectiva de futuro y aun así el derrotismo social se ha vencido. Entonces, ¿qué tenía la heroína que te hacía no elegir la vida?

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.