Libertad es nombre de mujer

Admiro la cultura grecolatina porque una persona podía ser “de letras” y “de ciencias” al mismo tiempo. Y eso es extremadamente maravilloso. Al final, la poesía es música, y la música puras matemáticas. Esta reflexión antecede, paradójicamente, a un debate interno que me acompaña desde hace tiempo: ¿puede haber un feminismo sin cultura de clase?

La epistemología feminista es contundente: sí. Sin embargo, y a modo de ejemplo, ¿es posible comprender la desigualdad de género en el ámbito de la empleabilidad femenina, sin incluir un análisis de clase? Bien es cierto que las mujeres sufrimos una desigualdad estructural por el hecho de serlo, sin embargo, ¿no se agrava ésta con el componente de clase social?

Ciertamente la historia da buenas muestras de que el feminismo y el movimiento obrero tuvieron una relación complicada. La agenda feminista siempre quedó relegada para un futuro que no sólo se postergaba, sino que nunca llegaba. Existió un desprecio y una intención de minusvalorar las reivindicaciones feministas, llegando a tal punto que finalmente ambas culturas se desligaron. Frente a un movimiento obrero que, a principios del siglo XX, catalizaba toda reivindicación, después de la II Guerra Mundial, en torno a los años 60, surgen diversos y variados movimientos, que se han venido a denominar “la nueva izquierda”, entre los que situaríamos la Segunda Ola de Feminismo, que tuvo una agenda marcadamente social, y que también cuestionó determinados comportamientos y pensamientos que provenían de culturas políticas obreras y sindicales.

Consciente de la necesidad de romper la visión eurocentrista, desde edades tempranas eche la vista allende los mares. América, un pueblo sin piernas, pero que camina. Así rezaba la canción. Allí, revolución también es nombre de mujer. Para una apasionada de los estudios del género, América Latina constituye un reto en sí mismo. Las universidades latinoamericanas poseen una de las agendas feministas más potentes del mundo. Las feministas del viejo continente tenemos mucho que aprender. Nuestro mayor reto sorórico: escucharlas.

Al mismo tiempo, la idiosincrasia política de América Latina induce a la reflexión profunda sobre si es posible una agenda feminista para la realidad del corazón americano, sin un componente de clase social. Todos los indicadores de género apuntan a la feminización de la pobreza como una causa nuclear de las múltiples problemáticas que sufren mujeres y niñas. ¿Se puede comprender esa realidad sin un análisis de clase? Tengo mis dudas y recelos internos.

Sigo dudando pero, al final, todo el mundo acierta alguna vez. De entre toda la basura burguesa, surgió Karl Marx. Por ejemplo. En un mundo de hipocresía, falsedad y miseria, ser lo que sientes se convierte en un acto de rebeldía. Todavía me emocionan ciertas voces. Todavía creo en mirar a los ojos. Todavía tengo en mente cambiar algo. Fallamos en muchas cosas. Quizás en otras nos quedamos a mitad de camino. Nadie dijo que estuviese escrita una victoria. 1848 no se repetirá. 1931 fue un sueño que no nos pudimos permitir. 1968 no volverá. En una sociedad en la que nacemos con un código de barras en la frente, ningún pecado social peor que no saber cuál es tu sitio. Mi patria es mi clase social.

Clase social, entendida no como nostalgia de un pasado idealizado e idealizable, sino como un concepto vivo  y adaptado a la realidad social, económica, política y laboral actual. Feminista, como una forma de ser y estar en el mundo. Tomando parte por mí y por todas mis compañeras. Porque no puede ser de otro modo. Porque nos va la vida en ello, literalmente.

Después de esta disertación, de esta plasmación por escrito, y pública, de mis pensamientos internos he llegado a la conclusión de que sí, en este momento y en este lugar, soy “de letras”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s