El invierno ha llegado con mujeres al frente

Winter is here, sí, aunque en algunas ciudades de España estemos a más de 40 grados, ha llegado el invierno en pleno verano a nuestras pantallas. El pasado 17 de julio se estrenaba la séptima temporada de Juego de Tronos, que ha hecho que los espectadores tengan que esperar un poco más de lo que estaban acostumbrados, ya que las temporadas anteriores se estrenaron alrededor del mes de abril.

Desde un punto de vista feminista, la serie tiene muchos elementos a analizar y sobre los que reflexionar tendidamente. Desde el repetido uso del cuerpo femenino como reclamo de audiencia, hasta la evolución de Sansa, personaje con uno de los arcos de desarrollo más completos de la serie. Llegados a este punto de la historia, e inevitablemente haciendo spoiler a aquellos que no hayan visto los dos últimos capítulos, es digno de mención el lugar en el que se encuentran los personajes femeninos.

Ya en el primer capítulo, Arya introducía la temporada con, para muchos, la mejor escena de éste, la joven Stark se ha convertido en una maestra de la estrategia en lo que a su venganza personal se refiere. Su perfeccionada capacidad de hacerse pasar por otros le sirvió para llevar a cabo su propia vendetta, encontrando en esta escena de “Dragonstone” su culmen hasta la fecha.

Tras este inicio que dejó a gran parte de los espectadores con una sonrisa en la boca, no podemos pasar por alto la intervención feminista de Jon Snow y Lyanna Mormont, el primero, diciendo que no sólo los chicos lucharán ya que “no se puede defender el norte si solo la mitad de la población lucha”. Por su parte, Lyanna deja claro que no necesita, ni ella ni ninguna mujer, el permiso de nadie para lucha y proteger su territorio y alienta a que todas las mujeres y niñas sean entrenadas para la batalla junto a los hombres y niños.

Sin embargo, Jon también cae en la condescendencia ante las ideas que Sansa le plantea respecto a posible alianzas con aquellos que han traicionado a los suyos con anterioridad. Tras sufrir diversos actos de violencia machista a lo largo de la serie, la adolescente idealista y enamoradiza se ha convertido en una mujer fuerte y empoderada, que ha aprendido cómo se pelea en este juego de tronos? Ya al final de la temporada seis, Jon ignoró sus consejos y esto le llevó al borde de la muerte, pero gracias a que Sansa llevó a cabo un plan a sus espaldas, consiguieron recuperar Invernalia, lo que, quizá, debería ser un motivo suficiente para que Jon escuchase lo que su “hermanastra” puede aportar. No obstante, cuando en el segundo capítulo, Daenerys trata de aliarse con los Stark, para lo que Jon tendrá que dejar Invernalia e ir al encuentro de Kahlessi y Tyrion, decide que Sansa pase a ser la reina en el norte.

Cersei Lanister no ha cambiado mucho. Pese a todo el sufrimiento, su soberbia, avaricia y odio hacia el resto de los mortales no ha hecho más que aumentar y ahora, tras un cúmulo de decisiones que no hicieron bien a nadie, ni si quiera a ella misma, cuenta con menos apoyo que nunca. Podemos intuir que en esta temporada, Cersei va a jugar las pocas cartas que le quedan de forma magistral y que guardará algún as bajo la manga para dejarnos con la boca abierta.

Finalmente, Daenerys Targaryan llega a su hogar. Por fin Kahlessi se ha asentado, aparentemente, el primer paso hacia la guerra que se acerca en la que ella, muy probablemente, liderará el bando opositor a la actual ocupante del trono de hierro. En el segundo capítulo podremos ver a todas las voces principales de cada una de las casas aliadas con Daenerys, que son son femeninas: Yara Greyjoy, Olenna Tyrell y Ellaria Arena. Pese a que Tyrion tiene también bastante voz y aconseje a Daenerys a la hora de decidir cómo obrar para acabar con Cersei, la última palabra la tiene ella, que deja a relucir su posible cambio de idea en el futuro tras su conversación con Olenna. Sin embargo, Yara y Ellaria no acaban el capítulo de forma afortunada, tampoco las Serpientes de Arena que las acompañan.

En último lugar, cabe destacar que los momentos de contenido erótico o sexual, que tanto caracterizan a esta serie, dejan a un lado el sexo falocéntrico y heteronormativo. El primer encuentro carnal entre Gusano Gris y Missandei es especial por el carácter de eunuco del chico y, por lo tanto, la imposibilidad de llevar a cabo la práctica sexual que se considera estándar en la sociedad heteronormativa y patriarcal, y dando lugar a otro tipo de prácticas que priorizan el disfrute femenino. Por otra parte, la apasionada escena entre Yara y Ellaria muestra la homosexualidad y bisexualidad, a menudo, aunque cada vez menos, olvidada en las representaciones televisivas y cinematográficas.

Aunque el desenlace del segundo capítulo sea negativo dada la incertidumbre de lo que ocurrirá con Yara y Ellaria en los próximos, es de gran importancia que al frente de la guerra que se aproxima encontremos de forma casi unánime a mujeres, todas fuertes y luchadoras, aliadas en pos de la “paz” en los Siete Reinos. Tenemos, además, la posible alianza futura entre Daenerys y sus ya aliadas con el norte reinado por Sansa, que Melisandre se encarga de hacer posible. Quedamos expectantes con una batalla que podría estar encabezada casi exclusivamente por personajes femeninos y cuyo desarrollo se intuye épico.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s