SKAM, un soplo de aire fresco a las series teen

La serie de televisión noruega creada por la guionista Julie Andem y producida por la cadena NRK3, Skam ha dado la vuelta al mundo en menos de dos años convirtiéndose así en una de las series más virales.

Skam es una serie de televisión que nos explica a través de cuatro temporadas la vida de unos adolescentes noruegos en un instituto de Oslo. Cada temporada tiene un personaje principal, de manera que se nos presentan diferentes puntos de vista y tramas. La primera temporada cuenta con Eva (Lisa Teige), la segunda con Noora (Josefine Frida Pettersen), la tercera con Isak (Tarjei Sandvik Moe) y la cuarta con Sana (Iman Meskini).

En 2015 la cadena de televisión noruega lanzó el primer episodio completo dando comienzo a la serie y a su primera temporada. Este año, 2017, la misma ha emitido su último capítulo con la cuarta temporada. En apenas dos años, la serie ha sabido enganchar a los adolescentes noruegos e incluso a muchas otras partes del mundo, como España, donde el número de espectadorxs también ha crecido considerablemente.

Y es que, lo curioso de Skam no ha sido su complejo argumento, que no lo es, sino su novedosa forma de presentar los capítulos. Semana tras semana, en la web oficial, se iban subiendo clips del siguiente capítulo a tiempo real. Es decir, si los personajes estaban de fiesta un viernes a las 3 a.m., el clip se subía el mismo día y a la misma hora. Del mismo modo, los fans de la serie podían buscar a los personajes en las redes sociales, donde en muchas ocasiones actualizaban sus perfiles con conversaciones de chat que darían de qué hablar en el siguiente episodio completo.

 

lSIyOgnC.jpg

Aun así, todo y que el argumento no parezca complejo, diré que sus personajes sí que lo son, ya que además de evolucionar y afrontar sus propios problemas, a través de estos se nos muestran temas muy importantes y presentes en la adolescencia. Temas como la homosexualidad, el sexo, el alcohol, las drogas, la amistad, las relaciones amorosas, la religión… Temas, que, en mi opinión, están muy bien trabajados, ya que con mucha naturalidad y realismo se saben abordar de maravilla. Pasa por ejemplo con la religión en la cuarta temporada, donde podemos ver la visión de Sana, una chica noruega musulmana.

En esta temporada se ve atrapada entre dos culturas hasta el punto que duda de su identidad: “no soy lo suficientemente noruega ni lo suficientemente musulmana”. Aquí se refleja el dilema del sentimiento de pertenencia, el cual deben enfrentarse muchas familias y sobre todo adolescentes nacidos en otro país diferente al de su origen. Con todo esto me refiero en definitiva a que Skam trata temas de los que deberíamos hablar más a menudo y con mucha más naturalidad.

Por otro lado, Skam nos permite, además de conocer palabras y expresiones en noruego, comparar las semejanzas y las diferencias culturales, en este caso entre la española y la noruega y también la musulmana. Y este es uno de los aspectos también muy interesantes, ya que en diversas ocasiones sentimos que un personaje determinado/a es nuestro yo noruego/a. En muchos momentos nos sentimos identificados con lo que dicen y/o hacen y quizá ese sea el motivo de su éxito fuera de la península escandinava. Algo parecido nos pasó con Merlí, la serie catalana emitida por TV3, encontrábamos diferencias, pero también muchas semejanzas que nos hacían empatizar con sus personajes.

Así pues, la gran pregunta: ¿Cuál es la mejor temporada? Bien, a mi parecer, la primera temporada quizá sea la que argumentalmente está más trabajada, pero no es la que más atrapa. La segunda es la menos original -chica se enamora de chico “malote”-, pero le pasa lo que no le sucede a la primera, atrapa. La tercera es pura ternura y la que más engancha. Y la cuarta y última temporada es una visión muy humana y totalmente necesaria de la religión, en este caso musulmana. Con todo esto, ¿la mejor temporada? Probablemente me quede con la tercera por su impecable naturalidad y la maravillosa pareja (sorry not sorry). Aun así, todas las temporadas tienen algo que valen mucho la pena, y por ello, se deben ver las cuatro al completo, porque todas aportan algo nuevo.

Skam ha sido sin duda un soplo de aire fresco a las series teen dirigidas al mismo público adolescente, ya que el acierto de temáticas y su gran naturalidad hace que no puedas parar de mirarla, de principio a fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s