La Rayuela catalana

Que me perdone Cortázar por escribir estas líneas.

Rayuela es una obra singular. Exponente del boom latinoamericano, el escritor argentino maravilla por su originalidad. Leer su obra es una experiencia única. Más de un centenar de capítulos por los que el lector puede transitar de formas diversas, alejado del patrón que manda comenzar por el inicio y terminar por el final. Así, podemos encontrarnos diferentes lectores, todos ávidos y voluntariosos, descubriendo experiencias, sensaciones o situaciones que le son ajenas al otro. Misma novela, distinto relato.

Esta ópera prima de Cortázar, suponiendo una revolución en el sector, nos invita de manera sencilla a experimentar un fenómeno inmerso en lo cotidiano: la subjetividad del lector/del ciudadano elevadas en grado sumo.  La realidad que nos rodea viene marcada por el relato que de ella leemos, las palabras que utilizamos para designar fenómenos o situaciones, los símbolos que aplicamos para representarlos o las imágenes mentales que evocamos.

Acudimos hoy en nuestro país a la lectura de una novela que busca sus márgenes entre la ficción y la realidad, el terror y la comedia, el drama y la épica. Una novela con marcado acento mediterráneo que se conjuga sin ñ, La Rayuela catalana.

Según escoja el lector su propio tablero de dirección, descubrirá una estructura argumental distinta. Una introducción arquetípica única, donde los personajes van desfilando en escena y el ambiente ya nos pone en situación sobre su bondad o maldad. Un nudo que alterna el tedio y la adrenalina, desarrollándose sin pausa pero abocando a un colofón de película. Un desenlace aún no escrito que quizá nunca encuentre su punto y final.

En La Rayuela catalana hay tantos relatos como personas. No obstante, destacan dos. Dos relatos que guían los senderos de tantos otros con fuerza motriz. Crónicas contrapuestas que enfrentan unos mismos hechos a un caleidoscopio de espejos cóncavos y convexos que arrojan a quien los mira una imagen análoga y, sin embargo, distinta. Son los relatos del procés.

Polarizados, antagónicos y en pie de guerra. Símbolos, figuras y palabras se dan cita en la guerra del lenguaje que hoy se libra. Golpe de Estado frente a franquismo y dictadura. Radicales frente a inmovilistas y represores. Sedición frente a democracia. El establecimiento de los marcos es fundamental en esta batalla. Marcos interpretativos o frames que desarrollan nuestros esquemas de interpretación para pensar el mundo que nos rodea.

Marco y narrativa, a través del storytelling, para llegar de lo racional a lo emocional. Disparar cada mensaje a lo más hondo del sistema límbico accionando la palanca de la emoción. Catapultar palabras abiertas, significantes que carecen de un significado exacto y pueden llenarse de contenido según quien lo utilice, según las demandas detectadas, según aquello que queremos evocar. Libertad, dignidad, orden, represión, autoritarismo, democracia.

Esta batalla del lenguaje se libra hoy en paralelo a la batalla de la imagen. Guardias civiles en las sedes de la Generalitat. Clic. Alcaldes y concejales señalados en la plaza pública por no ceder locales. Clic. Banderas enfrentadas, trozos de tela que esconden historias detrás. Y las que aún quedan por llegar. Vivimos en una sociedad interconectada donde cada individuo lleva consigo un instrumento capaz de inmortalizar instantes. Tres segundos, un clic, un tweet y explotar. Explotar en una red pendular que ha hecho ciertamente de la comunicación un área más democrática, contribuyendo a su vez a polarizar temas y debates en espirales con fuerza autodestructiva.

Un mismo libro, distintos relatos. No es sencillo vislumbrar un punto de conexión donde converjan los senderos. Ha comenzado una función abocada a un incierto final. Si el 15M abrió un camino, el procés ha hecho que comience a andar. La gran reforma constitucional del régimen del 78 es ya inevitable. En qué página del libro suceda, eso es otro cantar. La Rayuela catalana sigue escribiéndose al son de la actualidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s