Ocho treinta y nueve

No quiero ser tuya.

No quiero que me protejas o que me esperes siempre a la puerta del trabajo.

No quiero que sepas mis horarios ni que salgas con mis amigos.

No quiero que estés en mis fiestas ni que me acompañes a casa después de ellas.

No quiero compartir toda mi vida contigo.

No quiero que cuides de mi gato en verano, ni que le digas algo a los tíos que me gritan guarradas por la calle.

 

No quiero ser tuya. Solo quiero ser mía.

 

Quiero ser mía contigo. Y compartir toda la libertad que la naturaleza me regaló.

Quiero saber estar distantemente juntos, y poder pasar días sin hablar siquiera, sabiendo que nos vamos a seguir queriendo igual.

Quiero besarte solo cuando quiera, y quererte solo hasta donde me plazca.

Quiero que estés. No siempre, claro. Pero que estés.

 

Quiero que jamás

se te ocurra

tocar

mis alas.

 

Quiero decirte todo lo que te quiero de la forma en la que quiera.

Quiero que me aceptes como soy.

Que me ames como soy.

Que seas capaz de dejar de ver mi cuerpo, y entender solo mi energía.

Quiero que intentes conocerme. Que intentes comprenderme. Que lo intentes.

Y quiero que tú también quieras todo esto para ti.

 

Pero sino…

 

Siempre querré la libertad con la que decidiste irte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s