Entrevista a DarioEmeHache: «La sociedad entera no está en Twitter»

“Youtube y los vídeos en Internet ya son cultura”, plantea DarioEmeHache. Con más de cien mil seguidores en Twitter e Instagram, es una de las principales referencias de los vídeos cortos (antes Vine) en las redes sociales españolas. Humor, pero también, en muchas ocasiones, posicionamiento político. Un ejemplo claro de para qué puede servir Internet y, sobre todo, de cómo utilizarlo para lograr que tu voz se escuche a través de la red. Hoy, Darío Eme Hache bajo el paraguas.

P: ¿Cómo fue el inicio? ¿Por qué te decidiste a ponerte frente a una cámara para grabar vídeos?

R: Bueno, mucha gente responde a esta pregunta diciendo que porque se aburría. En mi caso ese es un factor, pero sobre todo empecé porque me apetecía, sin más. Simplemente me apetecía generar contenido, hacer historias, montarme mis películas. Es lo que empecé haciendo y es lo que he hecho, querer compartir lo que he creado.

P: ¿Has notado algún cambio significativo en las redes sociales desde el momento en que empezaste a grabar vídeos hasta ahora?

R: Tuve suerte. Cuando yo empecé a hacer vídeos, que fue con Vine, desde un primer momento todo comenzó a crecer. A partir de ahí, desde que empecé a subir vídeos hasta ahora, todo ha sido progresivo. Según he ido subiendo más vídeos, ha ido creciendo todo. Antes de empezar con los vídeos simplemente tenía mi cuenta de Twitter, pero tampoco llegaba a nadie ni hacía lo que me propuse llegado el momento.

P: ¿Crees que ha cambiado mucho la manera de hacer humor en los últimos años?

R: Quizá no es que haya cambiado tanto el humor como la sociedad. El humor, al final, es una idea, un ente abstracto que está ahí arriba y se intentar llegar a él. Lo que sí que ha cambiado es la sociedad. Ha cambiado el conocimiento de la gente sobre ciertos temas, o las sensibilidades sobre ciertos temas.

Un ejemplo muy bueno de esto es que en un Especial Nochevieja de los noventa, Martes y Trece hizo un sketch en el que se mostraba a una mujer que llamaba porque su marido le pegaba. El sketch era sobre eso: que me pega, que me pega, que me pega mucho. La gente se reía, hay que tener en cuenta el contexto de ese momento. Hoy, eso lo haces y, para empezar, no tiene ni pies ni cabeza; para seguir, no te lo van a reír.  Bueno sí, cuatro personas que sabemos quienes son; tontos.

DarioEmeHache
«Ha cambiado el conocimiento de la gente sobre ciertos temas, o las sensibilidades sobre ciertos temas»

P: ¿Tú piensas que las redes sociales son un reflejo fiable de cómo piensa la sociedad?

R: No, la vida no es Twitter. Twitter es una placa de Petri, un extracto de la sociedad amplificado a niveles inalcanzables. Por ejemplo, si fuese por Twitter, muy probablemente sería Podemos el partido en el gobierno. Son cosas que sí que se ven reflejadas en las redes sociales, pero porque quizá en las redes sociales hay un porcentaje de la sociedad muy joven que mantiene esas ideas y que, más o menos,  parece ir por un camino. Pero la sociedad entera no está en Twitter. Creo que es un pequeño reflejo en el cambio que ha habido en la sociedad, pero tienes que darte cuenta de que la sociedad, por desgracia, no es así. No ha alcanzado esas cotas de corrección política y de saber estar. La sociedad no es eso, por desgracia.

P: ¿Lo mejor y lo peor de las redes sociales?

R: Lo mejor supongo que es la posibilidad de poder compartir. No en el sentido “We are the world, we are the children”, sino como cuando alguien hace un vídeo y menciona a quien ha sido su inspiración. A eso me refiero con compartir. Con crear una comunidad y remar todos en una dirección para conseguir cosas que  nos gustan a todos. Eso es muy bonito. El poder sentirte más identificado con una persona que vive a 5.000 km que con una persona que vive en la puerta de al lado. Eso mola mucho.

Lo peor de las redes sociales es lo feroz que es, lo breve. Al final es insustancial casi. Se ha llegado a un punto en el que algo pasa un día, se lía la mundial, y el día posterior siguen hablando de ese tema un 3% o un 5%, al día siguiente un 2% y al siguiente un 1% residual. No sé hasta qué punto es bueno, porque se magnifican cosas que quizá no deben ser magnificadas y se quita importancia a cosas que sí deberían tenerla.

DarioEmeHache
«Si fuese por Twitter, sería Podemos el partido en el gobierno»

P: ¿Cómo gestionas el odio que se genera en Internet?

R: Es un porcentaje. A medida que vas creciendo, vas llegando a más gente. Llegando a más gente de manera directa, llegas a más gilipollas. En mi caso, no es que todos los días reciba un baño de odio, ni muchísimo menos. De hecho, yo estoy muy contento con eso, pero creo que, en parte, lo mejor es aceptar que está ahí. Quiero decir, no luchar contra las injusticias, no quejarse por cosas de las que hay que quejarse, sino saber que, dentro de ese ecosistema que son las redes sociales y que es Internet, hay bichos sueltos. Y ya está, no puedes hacer otra cosa.

R: ¿En algún momento, por este o por otro motivo, te has planteado dejar de subir contenido?

R: No, no me he planteado dejar de subir contenido en ningún momento. Nunca he dicho “pues ya no más, me he enfadado, cojo el balón y me voy a mi casa, no juega nadie”. No. Ha habido momentos en los que he subido menos, por motivos a o motivos b. Pero no, en ningún momento es por nada relativo a que me haya ladrado alguien, ni muchísimo menos.

P: ¿De qué manera ha influido el tener muchos más seguidores en el contenido que subes? ¿Te sientes más responsable?             

R: Sí, claro, a medida que suben tus suscriptores no sólo crece tu ego, también crece la responsabilidad que tienes. Tienes que tener ojo con ciertas cosas. Es un poco la misma teoría que dice que a cuanta más gente llegues, más gilipollas hay. A cuanta más gente llegues, a más grupos distintos de la sociedad vas a llegar. Y tienes que saber cuándo y cómo decir algo para que no haga daño.

DarioEmeHache
«No me he planteado dejar de subir contenido en ningún momento»

P: Pregunta obligatoria para alguien que se dedica a esto: ¿existen los límites del humor?

R: No. Se puede hacer humor con todo, con absolutamente todo. Ahora, no se puede hacer humor de cualquier manera. Para mí el debate no está en qué si y qué no, para mí es todo. Eso sí, a ver cómo lo haces. Y ahí influye el tipo chiste que sea, tu condición social… Por ejemplo, no es lo mismo hacer un chiste sobre negros si eres blanco, que hacer un chiste sobre negros si eres negro. A eso me refiero con “cómo se hace”. Para mí todo se puede hacer, pero el cómo influye. También influye el tiempo que pasa cuando decides hacer humor sobre un tema. Influyen una serie de factores que no son sólo ver cómo estructuras el chiste. Eso lo veo importante, es importante saber que no es el qué, sino el cómo.

P: ¿Tú te autocensuras?

R: Hostia, sí, pero me autocensuro yo y se autocensura todo el mundo. Todo el mundo alguna vez, estando con familia o colegas hablando sobre un tema, tu cerebro (porque es así de cabrito) piensa una barbaridad y te ríes, y dices: “bueno, mejor me callo, que iba a decir una barbaridad”. La autocensura existe para todos en muchísimos ámbitos, obviamente también existe en mi caso a la hora de crear contenido.

P: Y ya que tratamos esto, ¿qué opinas sobre las condenas a algunos twitteros debido a, por ejemplo, chistes satíricos sobre Carrero Blanco?

R: Eso es de ser gilipollas. El condenarlo. Ya no es sólo una tontería, que lo es, es una falta de respeto a casos con más importancia… No sé, me parece una falta de respeto gigantesca a muchísimas cosas el hecho que se juzgue un puto chiste de mierda sobre una persona que, coño, joder, pues que se hubiera muerto de un infarto, si se murió gracioso, ¿qué haces? Pues que se hubiera comido un cocido, se echa la siesta y un infarto, hala, ahí no hay chiste. Pero hay un coche, volando… Yo lo he visto en Tom y Jerry ,en los dibujos, cuando era un niño. Es una tontería y está muy mal por dieciocho mil millones de cosas.

DarioEmeHache
«Me autocensuro yo y se autocensura todo el mundo»

P: Pasando a cosas más amables, ¿otros creadores de contenido que nos puedas recomendar?

R: Me gusta mucho muchísimo en YouTube en España, Orslok. Que ya podías haberte puesto un nombre más normal. Me parece una bicharrada. Un tipo muy inteligente, muy gracioso y me encanta. Luego también creo mi pequeño ciborg, una mezcla de YouTubers. También me gusta, y se la debo porque en una entrevista me dijo a mí, Mangel. Me gusta muchísimo cómo edita y lo que tiene en mente, las ideas que tiene me parecen una barbaridad. Máximus también. No sube tanto contenido como me gustaría y debería, pero me gusta mucho. Y luego de fuera, sin descubrir nada, H3H3 son una piedra angular del humor y la comedia en RRSS. Y luego, obviamente, Venga Monjas. Cosas básicas.

P: Sabemos que te has mojado muchas veces en temas de política, ¿te ha creado esto algún tipo de contradicción o conflicto con tus seguidores?

R: No. No, porque una de las cosas que más me gusta de las redes sociales es que la gigantesquísima mayoría de la gente que me sigue es gente bastante coherente, que entiende que puedo decir una opinión sobre algo y, aunque no estén de acuerdo, respetarlo. Y eso es de las cosas que más orgulloso estoy, de la gente que se me ha ido arremolinando. Creo que son un grupo de gente guay, que sabe razonar y que sabe diferenciar qué puede ser una opinión y qué puede ser un chiste tonto. Y eso mola.

P: Ahora las RRSS se han convertido en el principal mural donde se exponen nuevas maneras de hacer arte, música o literatura. Este es es el caso de Manuel Bartual durante el verano, ¿crees que esto es algo positivo?

R: Sí, sin duda. Creo que todo lo que sea crear, cuanto más mejor. Cuanto más, habrá más mierda, sí, pero también habrá más calidad. Pequeños destellos para que puedas decir: “mira esto qué guay”. Y YouTube y los vídeos en redes ya forman parte de la cultura. Quizá cultura pop. Ahora, por ejemplo, Rubius es cultura pop. Yo he dicho varias veces que creo que está entre las veinte o veinticinco personas con mayor influencia en España, y lo creo sinceramente. Y creo que eso y que YouTube, Twitter, Facebook e Instagram también son cultura.

P: ¿Qué opinas de aquellos a los que les molesta este tipo de cultura? Aquellos que, por ejemplo, criticaban a la gente que leía el hilo de Bartual diciendo que por qué no leían un libro.

R: [Se ríe] Hay una viñeta de esto. Es una persona quejándose “bla, bla, bla, no es literatura…” y viene uno por detrás y le hace “prrff” [se lleva la mano a los labios cerrándose la boca]. Y le contesta: “deja a la gente disfrutar”. Pues eso. Ya está.

Si yo entiendo, yo entiendo que tú te levantas, te pones la skin de chico edgy, escuchas un par de temas de Blink, Green Day… Te escuchas el Bring me to life, te peinas así el flequillo a lo emo y, joder, te pones a odiar el mundo. Porque es tu deber. Eres caballero de lo edgy. Y está muy bien que te pongas la careta esa, pero luego la gente se va a reír de ti, porque no tiene sentido. Deja a la gente disfrutar, que camele. ¿Te crees que a mí me gusta, por ejemplo, Peppa Pig? Pues no me gusta, pero tiene una función muy bonita. Hay un montón de niños viendo la tele, dejando tranquilos a sus padres. [Se ríe]. Que no concuerde con ello directamente no significa que no haya que respetarlo. Ya está. Si te molesta algo cállate la boca, cállate la boca, cállate. Cállate. Ts. Sh. Calla. Silencio. Cállate.

DarioEmeHache
«Youtube y los vídeos en redes ya forman parte de la cultura»

P: Para terminar, ¿tres películas o series indispensables para ti?

R: Soy más de series. La Biblia para mí es The Office. Versión inglesa o americana, mírate las dos y cállate. Calla. Chs. Calla. Te ves las dos. La de Reino Unido es la original, de Ricky Gervais. Luego la versión americana, en la que sale Steve Carell. Te ves todas las temporadas cinco veces y luego ya hablas de la vida y del humor.

P: ¿Cuál es el mejor personaje de The Office?

R: Cada personaje de esa serie es importante, no puedes quitar a nadie. Dwight es Dwigtht, pero Carell interpretando a Michael Scott hace que tenga una sensación que pocos consiguen. Es que sale y me río. Me da igual lo que haga, aunque sólo respire. Literalmente, si sale a un escenario y se pone a mirar a cámara, me río. Tiene ese poder, ese campo de fuerza magnético. Michael Scott es muy típico, es el prota, ¿no? Pero me da igual, es lo que hay.

P: Dos series más.

R: The Office he dicho. Digo también Parks and Recreation, la sucesora moral de The Office. Uno de los creadores de Parks and Recreation  es el primo de Dwight en The Office, Mose. Con Parks and Rec pasa más de lo mismo. Cuando hayas visto cinco veces The Office, ves entonces cinco veces Parks and Recreation.

Luego, por variar un poco, una un más actual: American Gods, de Amazon. Está bastante entretenida. Es una fumada de tres pares de cojones. Hasta el quinto capítulo no te acabas de enterar de qué va todo, y dices: “yo me creía listo, yo me he sacado una carrera, a ver si voy a ser tonto”. Después empiezas a encajar cosas y está muy bien. Eso sí, tranquilito, que hasta el quinto capítulo es como si vieras una telenovela china.

P: ¿En cuanto a literatura?

R: Lo que más he disfrutado ha sido el teatro. Si tuviese que quedarme con una, porque me gusta mucho Mondrian y el minimalismo, sería de Samuel Beckett: Esperando a Godot. Son dos personajes los que están en escena y no se necesita nada más. Es una maravilla cómo de la nada, se puede hacer esa barbaridad. Es como mis exámenes. Yo, a lo mejor, de una pregunta sólo me sabía cuatro cosas y sacaba un texto de la hostia: “en el siglo XVI se empezaron a tener en cuenta las primeras…”. Relleno, relleno, relleno. Esperando a Godot muestra cómo de una base mínima, puedes sacar una barbaridad. Es fabuloso tanto leerla como ir a verla. Esperando a Godot, sí, esa es mi carta.

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a DarioEmeHache: «La sociedad entera no está en Twitter»

  1. Buenísima entrevista! Sigue trayéndonos a máquinas como el gran Dario y prometo que leeré hasta los tuits que publicas en el baño.

Deja un comentario