Entrevista a Nando de Colo: “No le cierro la puerta a la NBA”

Un asesino silencioso. Un arma de doble filo. Alguien que con veinticinco años ya estaba jugando a las órdenes del maestro Gregg Popovich. Un jugador, en esencia, mortal.

Para Nando de Colo (Sainte-Catherine, 1987), no es novedad la sensación de hallarse bajo el foco mediático. Atiende amablemente a Farhampton en la víspera del duelo de Euroliga (19 octubre) frente al Real Madrid. Un partido que a la postre podría resultar definitorio para el devenir de la fase regular de la competición.

Háblanos de tus inicios. Empezaste como profesional en el Cholet, en tu país natal, pero tengo entendido que no fue fácil llegar hasta allí. Mucho sacrificio.

Pues sí, empecé a jugar de muy joven, pero me fui allí cuando tenía quince años. Nunca es fácil irse de casa, pero es algo que quería para poder labrarme una vida y estaba muy contento por irme allí. Requiere mucho sacrificio, porque vives lejos de tu familia, pero sabes que estás allí para mejorar en tu vida de deportista y llegar a ese club fue algo muy importante.

Mucha tradición de baloncesto en tu familia. ¿Te sentiste presionado en algún momento?

Como todo el mundo sabe, tengo una familia que está muy ligada al baloncesto. Tengo tres hermanas que han jugado o todavía juegan y mis padres, que ahora son entrenadores. Pero no tenía mucha presión. Quiero decir, cuando hablábamos de baloncesto en casa, mis padres sabían de lo que hablaban, pero cuando era pequeño podía hacer el deporte que me gustara. En un momento, tuve que decidir entre fútbol y baloncesto y esta elección la hice yo solo, sin ninguna presión por parte de mis padres. Después, como saben mucho de baloncesto, podían ayudarme y fue algo muy importante para mí.

Erman Kunter fue el entrenador que confió en ti ascendiéndote al primer equipo desde el sub20. ¿Crees que dio el paso en el momento adecuado?

Claro que Erman fue un entrenador fundamental para mi carrera, porque fue el primer entrenador que me dio confianza en la pista. Él llevaba en el club poco tiempo, no conocía mucho a sus jugadores y lo más importante para él era observar quién merecía jugar. A mí me ha ayudado mucho el tenerle como entrenador, porque a él le daba igual si eras el americano o el mejor francés del equipo, porque el que entrenaba más, era el que tenía más oportunidades de jugar, y es lo que pasó conmigo. Según pasaban los entrenamientos, iba teniendo cada vez más oportunidades y pude disfrutar de más minutos.

De Cholet, a Valencia. Iba a ser tu primera experiencia fuera de tu país. ¿Qué ha cambiado de aquel de Colo que llegó al Turia comparado con el de ahora?

Creo que de la época de Valencia hasta ahora han cambiado muchas cosas. Yo lo que pienso es que da igual dónde estés, porque lo más importante es siempre crecer como jugador y como persona. Eso es algo muy importante en la vida. Ahora tengo más experiencia dentro y fuera de la pista y han cambiado bastantes cosas. Cuando llegué a Valencia, era un jugador joven, no tenía experiencia fuera de mi país y estaba en un equipo muy bueno donde había mucho talento. No es lo mismo cuando estás en Francia, eres el francés y puedes pensar que lo que no haces bien puede que no tenga repercusión, pero cuando estás en otro país no es lo mismo. He aprendido mucho sobre eso.

Tu primer año no pudo ser más especial. En un ambiente algo cargado extradeportivamente, conseguisteis clasificar como cabezas de serie a la Copa del Rey, Playoffs de ACB y ganasteis la Eurocup.

Sí, la verdad es que mi primer año en Valencia fue un año muy especial, llegando hasta la final de la Eurocup, que era uno de los objetivos del club a principio de temporada. Aunque los primeros partidos de competición no fueron fáciles, logramos avanzar hasta el final. Fue una gran experiencia.

Una final a la que llegaste lesionado de un tobillo pero en la que cuajaste una actuación sobresaliente.

Sí, no tenía la mejor forma posible en ese momento. Me lesioné el tobillo una semana o diez días antes de la final. Fueron unos días muy complicados: no estaba casi en la pista con el equipo, sino que estaba trabajando aparte con Pedro, el preparador físico del Valencia Basket, haciendo ejercicios de pesas, corriendo, en la piscina… Mucho trabajo para llegar en las mejores condiciones el fin de semana de la Final Four. Al final pude jugar, y bastante bien.

Spahija no renueva y se ficha a Hussein, quien es destituido al poco de comenzar la temporada y Pesic le sustituye. El equipo muestra otra cara, llegando a cuartos de Euroliga y a semifinales de ACB. ¿Qué cambió en el equipo con un entrenador y otro?

La verdad es que me molestó un poco que Spahija no continuara en el club, porque fue el entrenador que vino hasta Francia para hablar conmigo y explicarme lo que quería de mí en su equipo. Pero así es la vida. Tuvimos un principio de temporada muy complicado hasta que llegó Pesic como nuevo entrenador, cambiando un poco el ritmo de nuestras vidas. Con él entrenábamos muy duro, muchas veces a la semana y teniendo resultados. Todo fue muy bien: llegamos hasta los cuartos de la Euroliga, que para mí fue como un primer puesto. Estuvimos también en semifinales de la Liga ACB.

El cambio de entrenador nos hizo cambiar muchas cosas, empezando por la intensidad que podíamos poner en los entrenamientos. A partir de ahí jugamos mucho mejor.

Tras una temporada ligeramente decepcionante, decides cruzar el charco e ir a la NBA. Visto en perspectiva, ¿te arrepientes de haber dado el salto? ¿Qué aprendiste allí?

Después de mis tres años en Valencia, sabía que tenía una oportunidad de ir a la NBA con los San Antonio Spurs, era algo de lo que tenía muchas ganas y para lo que trabajé durante esas temporadas. La verdad es que fue una decisión un poco complicada, porque sabía que podía seguir en Europa. Tuve contactos con el Barcelona, por ejemplo. Por el otro lado, quería ir a la NBA y ver lo que era. En ese momento pensaba que ya estaba preparado para dar el salto y jugar con los Spurs. Aunque allí no tuve las oportunidades que esperaba, creo que eso es una parte de la vida que no puedes controlar.

Dos años en EEUU y decides volver a Europa. ¿Tenías ofertas allí? ¿Por qué el CSKA, siendo la rusa una cultura tan distinta a lo que conocías hasta ahora?

Después de dos años en la NBA, mi primer objetivo era seguir allí. Fue por eso también por lo que le pedí a los Spurs que me buscasen otro equipo donde tener más minutos [traspasado a mitad de la temporada 2013-2014] y jugar más años. Una vez en Toronto, quería continuar allí, hasta que el CSKA me llamó. A partir de ahí, el club, el presidente o el entrenador en ese momento era algo que me gustó más que seguir en la NBA: estar en uno de los mejores equipos de Europa, donde iba a tener oportunidades primero, y más responsabilidades que en EEUU. Me atrajo más que seguir en la NBA, donde no sabes lo que puede pasar.

MVP de la Euroliga, de la Final Four, de la VTB, campeón de Europa, máximo anotador de la Euroliga y dos veces en el mejor quinteto. Es indudable que estás entre los mejores jugadores de Europa. ¿No te atrae la idea de probar de nuevo en la NBA como hizo tu actual compañero Sergio Rodríguez?

Sí, estoy jugando mi mejor baloncesto. Como digo muchas veces, he tenido las oportunidades y responsabilidades que siempre quise y ahora estoy muy bien. No le cierro la puerta a la NBA, pero por el momento estoy contento en Europa y prefiero concentrarme en el presente. Después, ya veremos lo que pasa.

Has sido compañero de Milos Teodosic durante tu periplo en Rusia. Ahora, le ha picado el gusanillo de la mejor liga del mundo y decide ir un año. Poca gente mejor que tú para saber el papel que puede tener en los Clippers.

Al final de temporada hablé con Milos y, aunque prefería que se quedase con nosotros, ha probado a irse a la NBA. Está en un equipo donde puede hacer cosas muy buenas. Sabe mucho de baloncesto y creo que si tiene minutos va a hacerlo muy bien.

¿Cómo definirías al Nando jugador en solo una palabra?

¿Sólo una palabra? No lo sé, la verdad es que yo siempre quiero ganar. Quiero ganar más títulos, pero eso le pasa a todo el mundo. Creo que lo más importante es siempre crecer en mi juego o fuera de la pista, con mis compañeros. Eso es algo muy importante para mí. Siempre puedes mejorar cosas.

Esta pregunta es obligada: ¿cómo ves a Luka Doncic? Creo que le has podido observar de cerca, compartisteis grupo en el Eurobasket…

La verdad es que Luka Doncic está a un nivel impresionante. Ya lo vimos el año pasado, con menos minutos al principio pero después fue teniendo más oportunidades y responsabilidades con el Madrid. Este verano lo ha hecho muy bien. Es un jugador que cada día te demuestra que puede hacer más y más cosas en la pista. Ahora está en un equipo donde tiene mucha responsabilidad, así que se debe aprovechar de esas responsabilidades de las que goza para enseñar que puede jugar a un nivel muy alto.

Tu nombre ha estado varias veces vinculado al del Barcelona. ¿Cómo de cerca has estado realmente de jugar en el Palau con la camiseta blaugrana?

Creo que lo más cerca que estuve de jugar para el Barcelona fue después de Valencia. Fue realmente en ese momento en el que mi agente y el club se sentaron juntos a negociar. Ellos sabían que tenía la oportunidad de ir a la NBA, pero aún así estuvimos hablando. Después, al volver, nunca ha habido muchos contactos, aunque la prensa dijera lo que quisiese. Yo siempre he estado comprometido con el CSKA y quería seguir con mi equipo.

Se presenta una temporada apasionante. Tu club, el CSKA, ha estado catorce veces de las últimas quince en la Final Four. ´Solo´ ha ganado tres títulos. ¿Qué crees que os falta para cerrar partidos en tramos decisivos?

No lo sé. Cada temporada es diferente y, como sabemos, cualquier equipo puede ganarla. Tienes que estar preparado para ese fin de semana y todo puede pasar. La temporada es muy larga, con muchos equipos y muy buenos, y tienes que estar entrenando durante meses y meses para jugar semifinal y final, si llegas. Aunque el CSKA llegase 14 veces a la Final Four ganando tres, no es fácil vencerle. Quiero decir, cada equipo se prepara para un partido y lo repito, es que cualquier cosa puede pasar. No es tan fácil.

¿Te atreves con un pronóstico para cada competición que juguéis?

Tenemos Euroliga y Liga, así que debemos trabajar todos los días, jugar cada partido como una final y ver hasta dónde podemos llegar. Este año sabemos que la liga va a ser un poco diferente, porque también se juega en formato Final Four y, como he dicho antes, en ese fin de semana todo puede pasar. Sin embargo, tenemos un equipo que quiere ganar y luchar en cada partido, que es lo importante.

Hay mucha controversia con el tema de las ventanas FIBA y el conflicto entre ellos y la Euroliga. ¿Tienes una opinión formada sobre el tema?

No lo sé. La verdad es que no hay mucho que opinar. Es muy complicado y creo que si se quiere hacer bien, se debe hacer como en el fútbol, por ejemplo. Si tenemos partidos con la selección durante el año, debemos parar las competiciones durante una semana para ir a jugar y viajar bien, que no es tan fácil. Así, podremos descansar, porque si no es muy, muy difícil.

 

Anuncios

Un comentario en “Entrevista a Nando de Colo: “No le cierro la puerta a la NBA”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s