El amor no es la hostia

En estos últimos tiempos el problema del maltrato de la mujer no es que haya surgido con más fuerza, es que es un problema que siempre ha estado en vigor pero ahora le prestamos más atención por sus cifras alarmantes.

En este momento hay 42 mujeres asesinadas por sus parejas o exparejas, este año superamos desgraciadamente las muertes del 2016. E imagino que al mandar este artículo la cifra habrá aumentado.

La conciencia de la sociedad solo se despierta por dos estímulos: ofrecerle las noticias duras y directas, y darle la información varias veces aunque al final, de tanto ver lo mismo, no se le haga tanto caso.

Los medios usan “ha sido hallada muerta” o “ha muerto” cuando la realidad y lo que debería ser usado es “ha sido asesinada”, porque están asesinando a las mujeres. No mueren, las matan.

Las víctimas de maltrato doméstico no son cifras, estamos hartos de ver miles de cifras en la televisión: no sabemos su tormento ni los antecedentes. Seguro que si a la gente se le da una pequeña muestra de su infierno vivido antes de ser asesinada, esto marcaría más y el caso sería mayor.

Una piel teñida de morados o heridas, causados por su propia pareja, es un hecho que debería estremecernos cada vez que ocurra. El “para mí o para nadie“ que comienza con bromas que luego van a golpes o menosprecios, golpes por un cuerpo frágil, golpes que humillan y machacan, golpes de los que muchas no pueden escapar o escapan en forma de asesinato despiadado; el tormento psicológico, las denuncias que acaban sin solucionar nada, las cárceles a las que se les mete cuando deben ser protegidas y demás tormentos que padecen día tras días miles de mujeres.

Huir es la salida fácil pero un “será la última vez, seguro”, un “es normal” o un “te perdono” hacen que él se sienta con más poder, que él golpee con más impunidad. El último golpe suele ser el más mortal, el de más dolor, aunque ella no va a sentir nada. A ella le espera una caja de donde no saldrá.

Aún recuerdo la primera mujer que entrevisté tras “salir” de este calvario. Recuerdos, tenía muchos horribles recuerdos… El temblor de su cuerpo cuando él abría la puerta de casa, el olor a miedo y a alcohol flotaba lentamente por la casa, un golpe que mezclaba sábanas blancas con el rojo de su dolor, de su sangre, de su mala elección; una suerte perdida, una vida echada a perder.

De esa violación porque su “no” no tenía validez, el maquillaje que no daba para tanto morado, esas lágrimas al dormir, al despertar, ese temblor constante a cualquier gesto cercano… Ese miedo a hacer algo que a él no le gustará y empezarán las hostias. Me lo contó tras 4 años lejos de él y esas huellas psicologías eran igual de cercanas.

Y sí, son cifras, nos perdemos en números, en decir cómo fue su muerte, en los detalles de las cuchilladas, en el número de ellas… pero se saltan el dolor de antes. Falta describir que las denuncias no son eficaces, que necesitamos un pacto de estado eficaz.

Si el dolor se nos plasma en el corazón, este se encoge, tu piel se eriza y notas tú el dolor, te mueves más, te quejas, haces más porque no son cifras.

No son cifras, como el amor no es la hostia, como en el amor no gana el más fuerte, como en el amor hay límites, como en la vejación hay un fin.

Tras el dolor de ser vejada, violada, machacada, humillada, golpeada… solo queda intentar dormir. En sus sueños no puede entrar.

Un sueño, como un sueño de que acaben las muertes violentas a mujeres, que se hagan penas más duras, que tengan más mujeres la fuerza de denunciar; sueños como el sueño de no ir a más las cifras, como no ser una cifra.

*Si estas sufriendo cualquier tipo de maltrato recuerda llamar al 016

Anuncios

Un comentario en “El amor no es la hostia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s