Vive, joder

De un día para otro tu vida puede cambiar de tal manera que incluso te llegues a preguntar: “¿Qué es lo que ha pasado?”

El tiempo sigue corriendo, contigo o sin ti.

Las personas van y vienen, las echas de tu vida, ellas te echan de la suya; es un ciclo continuo: el de las relaciones humanas.

Muchas veces me he preguntado que cómo he llegado a encontrarme en este punto, mientras dirijo una mirada al pasado, donde todo lo que estoy viviendo ahora no me lo esperaba entonces; pensar que nunca perdería a personas irremplazables, personas que no valen ningún tipo de esfuerzo creyendo que valían todo una vida y otras seis más; pensar que todo tipo de esfuerzo es recompensado, cuando en verdad las recompensas surgen al azar; pensar que el ser humano en su interior es bueno, que no busca sólo lo que quiere, sino que se preocupa por lo que deja a su paso, cuando realmente no es así; que las personas a tu alrededor dan lo mejor de sí mismas por ti, que no te traicionarían, cuando incluso esos actos los has llegado a hacer alguna vez, incluso aunque no te des cuenta.

Todo esto es un ciclo, nos repetimos una y otra vez, creyéndonos que lo sabemos todo y que tenemos el poder de hablar del otro sin sentir el temor de que a lo mejor en verdad no sea así.

¿Qué hay de esa persona a la que llaman gorda, cuando en verdad tiene una enfermedad incurable que sufre de nacimiento, y no tiene más opción que vivir con ella, mientras aguanta insultos como ese, a parte de odiarse a sí misma?

¿Qué hay de esa persona que va de sexo en sexo y tiro porque me toca, la llaman zorra, puta, facilona, habiendo amado una vez de tal manera, que le acabaron rompiendo el corazón, y por eso mismo a dejado de creer en el amor?

¿Qué hay de esa persona que siempre está sonriendo sin importar qué, aunque en realidad esté muriéndose por dentro, actuando como si de un obra se tratase solo por no preocupar a los demás?

¿Qué hay de esa persona de la que se burlan llamándola pobre y sin casa, cuando cada día trabaja solamente para dar de comer a una familia con verdaderos problemas, no solo económicos, sino de salud?

¿Y qué hay de ti, y de mi? Hablan de nosotros como si nos conociesen mejor que a nosotros mismos. Yo me quejo, y exijo, y me enfado, y exploto, y empiezo a odiar tras todo eso, pero aquí sigo, ignorando esas palabras provenientes de personas de mierda que solo buscan remarcar tus defectos mientras ellos esconden los suyos.

Sé fuerte, lucha, quéjate, ama, odia, llora, sonríe, añora, ríe, enfádate, exige; vive joder, que la vida son dos días, y que aun con todas estas cosas y muchas otras que no he comentado. Sigue ahí, mantente fuerte, y sobretodo, vive tu vida como desees vivirla, porque es tuya y te pertenece. No vale nada lo que digan los demás que debes hacer; es tuya, y eso es lo que importa.

Anuncios

Un comentario en “Vive, joder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.