La princesa lesbiana

«Lo que quieren es imponer la dictadura del género»

Esta fue la frase más sonada cuando la película de Disney Frozen vió la luz en 2013 y las sospechas de que Elsa fuese la primera reina no heterosexual, una frase errónea que confunde género, sexo y orientación sexual.

Por aclarar: el sexo no tiene porque corresponder con el género y la orientación sexual va aparte.

Si suponemos que Disney se adapta a los nuevos tiempos, que evoluciona con ellos y trata temas de actualidad, deberíamos de dar por hecho que la orientación sexual de los personajes debería de alejarse de la heterosexualidad. Pero esto da miedo, es un cambio que da miedo a muchos que hablan de una manipulación de las mentes de los niños. Disney se presenta ante posiblemente su mayor problema, sobreponerse a la censura y la opinión pública en contra de crear una princesa homosexual.  

Cada vez aparecen más personajes de orientaciones sexuales diversas en las cintas de Disney, en Buscando a Dory (2016) de Disney Pixar aparecía una pareja de chicas paseando por el acuario, lo cual escandalizó a la prensa estadounidense al decir que habían metido una pareja lésbica cuando no aparecían en actitud cariñosa, pero una de las mujeres llevaba el pelo corto.

El último caso, La bella y la bestia (2017) con Emma Watson como Bella, fue censurada en múltiples países donde la homosexualidad es un delito y esto fue a causa de una escena de apenas unos segundos donde el personaje secundario de LeFou aparece bailando con un hombre, confirmando así su orientación sexual que se dejaba ver a lo largo de la cinta donde idolatraba a Gastón.

Las princesas Disney cada vez se alejan más del típico ideal en que son rescatadas y ayudadas por un hombre, se están volviendo mujeres fuerte e independientes alejadas del tonto enamoramiento. Mérida de Brave o Moana de la cinta Moana (Vaiana como título original de la película) son ajenas al amor platónico y, aunque Mulan, anterior a ambas, desafió los roles de género, se enamoró del general Li Shang.

Disney ya ha mostrado en series de dibujos besos entre personajes del mismo sexo, incluso el personaje principal de la nueva serie Andi Mack es oficialmente homosexual.

Están cambiando muchas cosas aunque no al ritmo que a todos nos gustaría, por todo esto las cada vez más sonadas noticias de la creación de una princesa Disney no cishet están volviendo locos a los medios.

Puede que Moana haya sido la primera princesa/hija del jefe de la tribu no cishet, pero no hemos visto ningún romance que lo confirme. Tal vez 2018 sea el año en que Disney cumpla sus intenciones y se arriesgue a romper la barrera del heteropatriarcado que ellos mismos han aupado durante décadas.

También sigue abierta la posibilidad de que el primer personaje principal LGTBI de Disney no sea una princesa, sino la reina Elsa de Arandel. Lo único que hay claro es que Thomas O. Staggs, vicepresidente de Disney ha confirmado la primera producción de un personaje homosexual, dejando de lado la línea que ha guiado las historias y relatos de Disney.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s