El fichaje más oportuno de la historia

Cuando pasas de ser una promesa en la liga brasileña a una decepción en la Premier League, es que tu carrera deportiva va cuesta abajo. Eso debió de pensar Jose Paulo Bezerra Maciel Junio, más conocido como Paulinho, que firmó un contrato de nada más que 7 millones de euros anuales con el Guangzhou Evergrande chino, con el fin de poder vivir del fútbol e irse a una liga poco competitiva como la China y a la vez poder seguir siendo llamado con la selección absoluta de Brasil.

Paulinho llegó al Tottenham con 25 años y por una cifra en torno a los 20 millones de euros. Su consolidación en el Corinthians le permitió salir de Brasil y llegar a la mejor liga del mundo, la Premier League. Llegó con buen cartel internacional y con unas expectativas bastante altas ya que, a priori, su estilo de juego debía de adaptarse al 100% en el estilo de juego de Inglaterra. No fue así. En la temporada y media que estuvo en el Tottenham sólo consiguió marcar 6 goles en 45 partidos en liga y, pese a jugar y mucho, nunca encontró su sitio en el equipo. Pero vamos a exculpar un poco a Paulinho: el Tottenham pre-Pochettino no era un buen sitio para triunfar salvo un par de excepciones contadas que lo hicieron brillantemente.

Su paso por China fue bastante mejor. China se ha convertido en los últimos años en un paraíso para prejubilarse para algunos jugadores brasileños (y no tan brasileños, como Jackson Martínez) con mucho talento, como Hulk (que estaba ya medio jubilado al irse a Rusia tras salir del Oporto) y Oscar, que marchó del Chelsea con dirección al gran gigante asiático. Una liga menos exigente y con menos focos puestos en ella puede relanzar tu carrera y, si tienes mucha suerte, que alguien pague 40 millones por ti.

La junta de Bartomeu, en una aparente ida de olla brutal, decidió invertir estos 40 millones en un jugador que, recordemos, había fracasado en Inglaterra y que llevaba casi 3 años jugando en una liga de bajo nivel. Fue una jugada maestra.

Paulinho no es precisamente un jugador de ADN Barça. No es un buen jugador, a priori. Técnicamente no es ninguna maravilla con el balón, es muy lento con el pase tras control y tiene una visión de juego con balón bastante nula. Tácticamente a veces anda perdido, deja el centro del campo bastante descubierto y tiende a ocupar la misma posición que algunos de sus compañeros. Pero si nos paramos a admirarlo, es una maravilla.

Siempre he pensado que un buen jugador puede jugar bien en cualquier equipo. Pero Paulinho es una excepción. El 4-4-2 que ha planteado Valverde es perfecto para el brasileño, no así el 4-2-3-1 del Tottenham, en el que compartía doble pivote con Dembele. El caos que provoca Paulinho en este Barça es un arma importantísima para el juego de Valverde. Paulinho ha conseguido que su fichaje sea aplaudido antes de llegar al mercado invernal. Un triunfo tanto de la junta como del jugador, que ha callado muchas bocas, tanto de aficionados como de periodistas.

Paulinho ataca los espacios como nadie, busca las espaldas que generan los arrastres de Suárez y le da una marcha más al Barça, que a veces puede pecar de posesión inútil ante la falta de movimiento al no jugar con extremos puros tras la marcha de Neymar y la lesión de Dembele (Ousmane). Además de todo esto, Paulinho ha conseguido que los corners del Barça transmitan sensación de peligro y no terminen en nada, como llevaba pasando toda la vida, o esa sensación nos ha dado siempre a los culés. Paulinho es un motor en medio campo, con el que Valverde consigue contrarrestar la lentitud de Busquets y la edad de Iniesta, además del espacio defensivo en presión que deja Messi sobre el campo, que al ser Messi, se le permite.

A día de hoy y visto el mercado, cualquier culé te diría que pagaría los 40 millones por Paulinho, y sólo unos pocos locos te dirían que hubiera sido mejor no ficharlo. Paulinho ha caído en el momento adecuado en Barcelona, con un entrenador que da mil vueltas en variantes tácticas al anterior, y con un sistema actual sin extremos puros que magnifica la posición de llegador en segunda línea (7 goles en Liga a día 8 de enero) y con presencia física en medio campo. Paulinho ha sido, sin lugar a dudas, el fichaje más oportuno de la historia.

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.