Entrevista a Jota Cuspinera: «El objetivo de todo ataque es generar una ventaja y saber disfrutar de ella»

La actualidad es siempre rehén del periodismo que a día de hoy se desarrolla en los medios, sobre todo en el deporte donde quien informa primero es quien gana, como si de una competición se tratara. La calidad escasea por la esclavitud del tiempo, por ello, alzarse en contra de estas prácticas y al mismo tiempo jugar en su terreno es la mejor forma de combatir por un contenido cuidado y con mucho trabajo detrás. Esta semana el Tecnyconta Zaragoza cesaba inesperadamente a Jota Cuspinera como su técnico jefe tras entrar en una espiral negativa que distaba mucho ya de lo puramente baloncestístico.

Lo fácil hubiera sido ser amarillista, buscar el titular, pero quien suscribe estas palabras rechaza eso mismo que preludiaba en el párrafo anterior. Poder conversar sobre baloncesto, largo y tendido, en una charla de más de media hora con una de las mentes más vanguardistas del deporte de la canasta en España es una oportunidad que no se puede dejar escapar.

Sirva esto como introducción y manifiesto contra la esclavitud de la actualidad para dar comienzo a un trayecto ameno que irá desde la psicología deportiva al espacio y tiempo y, sobre todo, que indagará en el baloncesto como una forma de vida.

  • Revisando un poco tus declaraciones, entrevistas y demás, observo que tienes unas inquietudes que sobrepasan la figura clásica del entrenador. Un interés por la mente humana, por lo emocional, comportamientos que se traslada a sus experiencias en sus equipos. ¿Cómo aplicas esos conocimientos y cómo establece las relaciones con sus jugadores?

En realidad es un tema de empatía y fíjate que a veces ni siquiera funciona. Es verdad que desde mi salida de Estudiantes, en la temporada 2004-2005, me dediqué mucho a entrenarme, a conocer la mente, lo que es la psicología, las relaciones sociales para mejorar determinados aspectos de mi vida. Pero sobre todo para poder mejorar como entrenador. He ido evolucionando desde un punto de vista técnico-táctico pero sobre todo el mayor margen en que he ido creciendo los últimos años es precisamente en este aspecto.

¿Cómo lo trasladas al equipo? Pues de múltiples maneras, desde cómo te comunicas con ellos, cómo empatizas con ellos hasta emplear herramientas tanto de psicología como de coaching para intentar tener un mayor impacto en ellos. Pero como todo en la vida nada es perfecto, nada es ideal, tú aplicas técnicas pero en las relaciones humanas no hay nada que te garantice el 100% del éxito de aquello que estás haciendo. Lo que sí que hace es que te lo facilita cuando las cosas están de una manera determinada.

He aplicado técnicas sobre todo comunicativas, de empatía, de acercarme a ellos, en este caso (en el Tecnyconta Zaragoza) no han funcionado, pero sigo creyendo en esas técnicas y esas formas de acercarme a ellos.

  • Vivimos en un momento en el que están empezando a penetrar ciertas vanguardias técnicas dentro del baloncesto que en Estados Unidos ya están haciendo cambiar radicalmente la forma de ver este deporte como es la Big Data (estadística avanzada, analytics, etc). En España apenas se ha democratizado y nos llega con cuentagotas con plataformas como Synergy y similares, ¿haces uso de estas herramientas sabiendo lo que significan o todavía confías en tu instinto más que en los números?

Aquí habría que hacer una distinción, yo manejo Synergy desde luego en los equipos y la mayoría de equipos en la ACB ya manejamos Synergy o otras plataformas como InStat o cualquiera de ellas que son muy parecidas. Estas herramientas te dan los cortes de los partidos desde muchos puntos de vista, catalogados desde múltiples y distintos tipos de acciones que nos facilitan nuestro trabajo cuando queremos ir a buscar algo.

En cuanto a la estadística avanzada yo sí creo que los equipos en ACB, o por lo menos profesionales, sí manejan estadísticas avanzadas. Entendiendo por estadística avanzada los nuevos conceptos de estadística basados en el número de posesiones y todo este tipo de conceptos. Lo que cambia con respecto a Estados Unidos es el Big Data, no tanto al estadística avanzada que también, pero sino lo que es el Big Data. ¿Qué le pasa al Big Data? En mi opinión, que para mí es efectivo cuando se convierte en predictivo, cuando es capaz de predecir. El tema es que en el baloncesto hay multitud de variables que medir, y medirlas todas a día de hoy es imposible.

Hay una gran diferencia entre la NBA y la ACB, para un equipo como Zaragoza, que va a jugar 32 partidos oficiales en el año, cuando tienes un volumen suficiente de datos para que los modelos empiecen a poder ser predictivos, pues resulta que se te acaba la liga. En la NBA se juegan el triple de partidos, unos 90 por temporada, eso hace que  en un momento de la temporada los datos que se van recopilando sí puedan tener un carácter predictivo, eso lo hace todavía más interesante.

Evidentemente el Big Data se utiliza sobre todo para fichar, si nos vamos a la película de Moneyball y demás. Son estadísticas o datos que se emplean sobre todo para fichar y sobre todo determinar el valor de un jugador relacionado con su impacto en la cancha y determinado tipo de jugadores al lado. Yo creo que ahí es donde probablemente está el avance. A la hora de hacer cosas técnico-tácticas, cuando empieza a ser predictivo con el volumen de datos que puedes tener a nosotros se nos acaba la competición.

Es evidente que utilizo esos datos, me gusta echarles un ojo, pero es verdad que me sigo fiando bastante del poder de observación y predictivo que tengo yo como individuo y como profesional.

  • ¿En qué medida se gestiona el vestuario? ¿Del individuo hasta integrarlo en el colectivo o desde el colectivo para crear jugadores individualmente fuertes?

Creo que partimos de los individuos para crear el colectivo, porque me resultaría muy difícil crear desde el colectivo un individuo o los individuos fuertes cuando el colectivo ni siquiera está creado cuando los coges. Tengo claro que el inicio, por lo menos en un equipo donde prácticamente el 90% de la plantilla es nueva como nos ha ocurrido este año en el Tecnyconta Zaragoza, donde solo quedaban 3 jugadores del año pasado y uno a demás nos abandono al poco tiempo, pues evidentemente construyes el grupo desde los individuos, y a demás con más o menos éxito. Evidentemente construir un grupo no es fácil, cada uno tiene su cultura, cada uno tiene sus hábitos, cada uno tiene sus características y que el grupo se llegue a comportar como tal, es uno de esos ideales que perseguimos los entrenadores y que nunca alcanzamos una perfección de lo que buscamos, a veces conseguimos grupos mas unido o menos, pero nunca ese ideal.

¿Si pudiésemos generar desde el colectivo o fortalecer jugadores? Bueno, creo que eso se podría dar en equipos que llevasen un tiempo juntos, que tengan una columna vertebral a la que solo se van sumando determinados jugadores cada año, entonce si que ese grupo ya construido lo que puede hacer es ir construyendo individuos o ir marcando sus características desde la perspectiva del colectivo.

Se me hace difícil de ver, no se si seria factible o no pero a mi se me hace difícil de ver, que se pudiera hacer en un equipo nuevo en que juntamos a 12 individuos que se ven prácticamente por primera vez. Creo que desde el individuo construimos el colectivo, pero nunca me lo había planteado como me has planteado tu la pregunta.

«En las relaciones humanas no hay nada que te garantice el 100% de lo que estás haciendo bien» (FOTO: Solobasket.com)
  • Aquí siempre me surge una duda cuando converso con entrenadores profesionales, a la hora de elegir, ¿prefieres un base director que sea la extensión del entrenador en la cancha o desarrollar un sistema de juego que se autorregule sin necesidad de un base clásico?

Vaya preguntas me estas haciendo (risas). Si yo fuera capaz de crear un movimiento, un sistema, una manera de jugar que se autorregulase, sería maravilloso, pero todavía no he sido capaz de conseguirlo. Otra vez no alcanzamos esa perfección que deseamos. Es como ese ideal que buscas de forma continua, cada vez lo haces mejor, pero nunca llega a ser perfecto.

Por ello, siempre me gusta tener bases que sean capaces de organizar al equipo, creo que no todos los jugadores entienden el juego al nivel que a mi me gustaría, y que se pierden muchas cosas de lo que pasa en la cancha; entonces el tener un base director que sea capaz de en un momento dado elegir el movimiento que mejor le va al equipo, para buscar a un determinado jugador, analizando no solo características propias, sino características del rival: estado en un momento dado de faltas, de lo que ha visto durante las jugadas previas, de dónde hacer daño al rival. Eso es para mi el ideal, tampoco es fácil encontrar ese tipo de bases, ¿no? Al final se juega con un compendio de todo, nos ayudamos unos a otros.

Lo que un jugador no ve, trata de aportárselo el entrenador a través de comentarios o en los tiempos muertos, o cuando puede acercarse a él a decirle cosas. Tratas que el concepto o los conceptos de juegos que quieres aplicar cada vez se ejecuten de manera más automática, y poco a poco evidentemente se va consiguiendo. Al final es una mezcla de todo, y con eso vamos tirando en busca de ese ideal que nunca alcanzamos.

  • Todo esto te lo reconduzco hacia la pugna entre Baloncesto moderno vs clásico. Esto es, el uso de todo el espacio del campo, el aumento del ritmo de juego, los jugadores aposicionales, etc. ¿Cómo se puede combinar la herencia de estilo que tenemos en Europa con las constantes tendencias y vanguardias que surgen en EEUU?

Vamos integrando cosas, de hecho, también nos encontramos lo contrario. Nos encontramos con un equipo como los Spurs que lo que intentan es crear el estilo de juego europeo, que nos gusta en Europa, implantarlo allí con los mejores jugadores del mundo. Creo que es bidireccional.

Evidentemente, yo creo que el buen entrenador, el buen profesional, se alimenta de las cosas que le gustan sea donde sea. Yo como entrenador me puedo fijar en cosas que ocurren en Europa con los grandes equipos y los no tan grandes equipos, es decir, puedo sacar cosas muy buenas de equipos que no brillan tanto. Evidentemente todos tienen buenos entrenadores y siempre te pueden aportar cosas, como puedes coger cosas de Estados Unidas e implantarlas en Europa.

Al final se trata, en mi caso, de intentar encontrar aquello que se adapte mejor dentro de una filosofía general, que para eso te contratan, de una filosofía general particular. De hacer aquellas cosas que mejor se adapten a las características de tus jugadores.

Es verdad que otra vez es bidireccional, nosotros tratamos de hacer equipos que se adapten a nuestra filosofía, aquello que tenemos en mente, pero no siempre los conseguimos. Con lo cual el mercado es el que es, y no siempre puedes acceder a esos jugadores que te gustaría, ya sea por precio, ya sea porque en un momento dado tienes el dinero pero ha decidido fichar por otro equipo. Entonces lo que vas haciendo es adaptar tú también dentro de tu filosofía características en el juego para que esos jugadores se adapten. Según los jugadores que tengas te puede resultar más fácil hacer un estilo de juego europeo y otras te puede resultar más fácil hacer una situación característica NBA.

Yo desde luego copio cosas de los dos lados y tengo claro que he nacido copiando. Me ha gustado alimentarme de ambos lados del Óceano. Esa es mi forma de verlo, el cómo lo conjugo, lo conjugo en mi día a día, simplemente cuando veo cosas que me gustan de un lado o de otro, lo intento analizar, lo intento exprimirlo y si puedo aplicarlo en mi equipo, pues lo pruebo y si nos da resultados pues lo mantenemos

  • Cualquiera que haya visto jugar a tus equipos percibe siempre un matiz para iniciar el ataque y es el bloqueo lateral a partir del cual iniciar la jugada. ¿Esto surge de la idea de jugar interpretando los espacios? ¿es la aplicación de la tendencia actual? ¿o hay una intención de estructurar totalmente el juego?

Dividiendo el semicírculo en cuatro partes creo que nos dan 60 grados que sumados son 180 grados que dividido entre tres nos da 60 y 60 te crean cuatro puntos en el campo. Que son las dos esquinas más 45 grados, más si haces la división de 60 grados te da un espacio más o menos en 45 grados, lo que sería la extensión del tiro libre y del codo. Más un jugador interior que va a poner bloqueos o va a jugar por dentro. Esta es la mayor distribución de espacio dentro del campo.

Evidentemente como a los entrenadores, al menos a mí, nos gusta tener el mayor espacio posible para que los jugadores se expresen de la mejor manera posible que puedan, es la mejor manera que yo me he adaptado a jugar en los últimos años. La intención es que tengan el mayor espacio posible para poder expresarse.

Puedes empezar desde ahí con un jugador interior y simplemente que se vaya desarrollando el juego o, como bien dices, con una situación de bloqueo directo donde alguien continua y los espacios se van más o menos respetando, reemplazando, pero intentando mantener esa situación inicial básica. El motivo es ese, esa es la distribución matemática que más espacio deja entre los jugadores.

  • Y a raíz de todo esto puede hilarse con un tema que está en boca de todos, la influencia del estilo de juego en las audiencias televisivas. Esto es, tener un juego atractivo, con un alto volumen de puntos, apartar los partidos “embarrados”, etc. ¿Hay cabida para volver a hacer atractiva la ACB a partir de estas ideas como pasó en la NBA en el 2000 con el informe Colangelo?

Hay un entrenador que lo está haciendo fantásticamente bien en ese sentido y al que admiro y con el que he compartido banquillo y es Pablo Laso. Pablo Laso es un entrenador al que le encanta hacer jugar a sus equipos de forma atractiva, tiene talento para poder hacerlo y es un entrenador que ha llevado eso al máximo nivel. Justo estos días cumple 500 partidos (con el Real Madrid) jugando en Moscú. Creo que le está dando buen resultado, creo que es el ejemplo de que se puede hacerlo atractivo y además complementarlo con lo que busca un club como Real Madrid que son títulos.

Creo que una cosa no está reñida con la otra, lo que pasa es que también entiendo que otros equipos con menos medios, pues, en vez de plantearse ir a tumba abierta se planteen enfangar un poco el partido para tener mejores opciones para ellos.

Es bonita cualquiera de las dos situaciones, es verdad que para el aficionado medio probablemente son los puntos, yo creo que a los entrenadores también nos gustan. Pero es verdad que los profesionales también podemos disfrutar no solo con ataques de muchos puntos sino con buenas defensas.

De hecho, acabo de hacer algo que no me gusta que es como una especie de falso debate. Es como si a los entrenadores que nos gusta jugar a muchos puntos, no nos gustase la defensa. Y eso es un falso debate, no es así. Me gusta jugar a muchos puntos y me encantaría que mis equipos defendieran muy bien. Eso sería el juego perfecto.

Recuerdo el Barça de Xavi Pascual cuando yo estaba en el Real Madrid que nos ganaba de mucho, aquel Barça que ganaba casi todo. Jugaba a muchos puntos en ataque y dejaban a rivales en muy pocos puntos en defensa. Es decir, yo recuerdo que eran capaces de irse a 100 puntos con una facilidad asombrosa y conseguirles hacer más de 65 era una misión prácticamente hercúlea. Entonces, a mí me gusta ese estilo de juego, para eso, evidentemente, hay que tener talento además de un entrenador como era en aquel caso Xavi Pascual o como antes he hablado de Pablo Laso que sean capaces de aunar ese talento y esas capacidades y conseguir eso, que parece fácil y no lo es. Siempre hay que trabajar, hay mucho trabajo detrás y por supuesto, el talento que aportan los jugadores.

Por eso te digo que creo que es compatible el hecho de jugar a muchos puntos y obtener títulos y, evidentemente, soy consciente de que al público le atrae y, al final es de lo que vivimos, de que el público esté asentado. También he de decir que a un aficionado lo que más le atrae es ganar. Tú gana todos los partidos de una liga a 51-50, gana la Liga, gana la Euroliga haciendo eso y la gente luego te podrá exigir jugar a 80 pero estarán contentos de ganarlo todo. Lo que pasa que una vez que lo ganas todo de esa manera te exigen que juegues a más puntos para que sea más atractivo y que sigas ganando. A mi personalmente, como entrenador, me gustan los partidos a tumba abierta. Dejar que el jugador se exprese dentro de un orden que tenemos que mantener y que el juego sea atractivo y sea dinámico que es lo que más me atrae.

«La intención es que los jugadores tengan el mayor espacio posible para poder expresarse» (FOTO: eldesmarquezaragoza.com)
  • Revisionando algunos de tus clinics en YouTube y hay uno en concreto en 2016 del que me gustaría hablar un poco. Que lleva por título “Del Mano a mano al bloqueo directo”. Ultimamente vemos la tendencia, sobre todo con la Flow offense de los Warriors dejar a un lado los bloqueos directos clásicos, tanto con balón como sin balón. Esto me lleva a lanzarte la siguiente pregunta, así para iniciar, ¿es el mano a mano sobre bote y no con un jugador en estático una de las claves para hacer imprevisible un ataque?

No sé si hacer imprevisible un ataque… Un mano a mano en movimiento no es nada fácil de defender. El Pick&Roll tiene una complejidad grande porque sacas una ventaja inmediata, por eso es por lo que creo que muchos equipos profesionales jugamos Pick&Roll. El mano a mano es casi un Pick&Roll donde el defensor del que tiene el balón que se convertirá en “el bloqueador” por decirlo de alguna manera de ese Pick&Roll, no puede defender la salida del driblador porque primero tiene que estar pendiente de su hombre que momentáneamente tiene el balón y que va a cederlo en un momento determinado en dinámico, que es lo que me estás planteando para que el tomador de ese mano a mano ataque.

Esta gran diferencia con el Pick&Roll cuando lo pones hacia un sitio, el defensor del bloqueador ya puede estar anticipando la defensa de hacia dónde se va a tomar el bloqueo, si es que se va a tomar el bloqueo hacia ese lado. Tiene un tiempo para preparar esa defensa. En el mano a mano ese tiempo no existe porque si te anticipas el jugador con balón en vez de dar el mano a mano en cuanto ve que tu desapareces en la línea de aro te puede atacar.

Entonces yo creo que es una ventaja que es útil aprovechar. Al final hay ventajas tanto en uno como en otro. A mí, personalmente, cuando hablé del clínic lo hablé sobre todo porque metodológicamente cuando enseñas a chavales a jugar el bloqueo directo creo que es más interesante hacerlo desde el mano a mano que los chavales empiecen a introducir al mano a mano y que de ahí avancen hacia el bloqueo directo. Me parece una situación que metodológicamente facilita el trabajo y por eso dí aquel clínic que me pidieron. Evidentemente desde el punto de vista táctico, los dos movimientos tienen sus particularidades, sus ventajas y desventajas.

  • A raíz de esto y del visionado del clinic, ¿para qué juegas una situación de pick&roll o mano a mano? Yo siempre espero que los entrenadores me digan que para generar un miss-match que al fin y al cabo es una ventaja, ¿qué me dirías?

No, para generar un miss-match no porque que se genere depende de la defensa, no depende de ti. Lo que tú quieres generar es una ventaja y lo que tengo claro es que con un Pick&Roll bien jugado generas una ventaja.

Al generar esa ventaja ya no solo basta con generar la ventaja. Esto era una frase de Ettore Messina que decía que el objetivo de todo ataque es generar una ventaja y saber disfrutar de ella. ¿Qué quiere decir disfrutar de ella? Que si obtienes una ventaja y de repente la pierdes, porque paras el balón, porque dejas que la defensa se recupere, no has sabido disfrutar por lo cual no tienes más facilidad que anteriormente para lanzar a canasta.

Entonces, el objetivo es generar esa ventaja y mantenerla para que de alguna forma tanto en el 2 contra 2 como en el 5 contra 5, yo concibo evidentemente el juego desde el 5 para 5, aunque la acción se genere en el 2 para 2, colocar siempre a los otros 3 jugadores. Pues que tu llegues a tener un lanzamiento, una penetración con unas décimas de segundo que te faciliten esa acción.

El objetivo de un Pick&Roll o de un mano a mano es generar una ventaja, no necesariamente un miss-match. Puede ser que la ventaja se genere a partir de un miss-match porque la defensa ha decidido cambiar, bien porque lo has provocado tú con esa acción complicándole esa defensa o bien porque lo han decidido ellos por su forma de defender. Hay otros tipos de ventajas, espaciales y temporales que se generan y que no necesariamente acaban en un desajuste o un miss-match.

  • Siguiendo con el tema del baloncesto moderno, existe una tendencia cada vez más evidente a renunciar al tiro de media distancia porque no resulta eficiente en comparación con otras formas de anotar, esto se aprecia por ejemplo en el porcentaje de True Shooting, yo te pregunto, ¿se desecha o se mantiene? En tu filosofía de juego.

 Hay claramente una tendencia a que haya más tiros de tres que de intermedios porque en los espacios intermedios el rendimiento que obtienes en esas zonas son dos puntos y de tres, si la metes, son 3 puntos, es un punto más. Yo nunca elimino las distintas opciones que hay del juego. Si la ventaja que generamos es un tiro intermedio de dos y alguien se queda solo para tirar y además es un jugador de alta efectividad en ese tiro de dos, yo quiero que lo tome.

¿Qué es lo que pasa? Que en los espacios en los que se juega en el baloncesto profesional y por la capacidad atlética de los jugadores, pues encontrar tiros desde esas distancias no es tan sencillo como desde la línea de tres o desde el interior. Al final estás intentando estirar el chicle de la defensa, lo llevas de la línea de tres al interior. Si durante el juego se da la circunstancia de tirar desde un posible buen tiro de dos en espacios intermedios yo no renuncio a ese estilo y me gustaría que mis jugadores lo hicieran.

Creo que son muy efectivos algunos jugadores en espacios intermedios, me viene a la cabeza jugadores como Felipe Reyes, que tiene un rango de tiro de unos 4 o 5 metros donde tiene una efectividad muy grande y donde a él le gusta también desde ahí más allá de cerca del aro donde también lo hace. Yo no renuncio, no renunciaré en mis equipos a ese tipo de tiros, pero también es cierto que tengo en mis equipos, y creo que es una tendencia del baloncesto actual, como bien has dicho, a que el tiro de tres cada vez tenga más importancia.

No me acaba de gustar y eso que en mi equipo ha ocurrido este año en Tecnyconta Zaragoza el que haya muchos más tiros o casi los mismos tiros de tres que de dos. Me gusta que haya un equilibrio, me gusta que el baloncesto se juegue con equilibrios. Lo que pasa que a veces, por tus capacidades, tus características o por cómo te defienden no es fácil alcanzarlo y a veces predominan más tiros de un tipo de tiro o de otro.

  • Por último, ¿qué es lo que buscas en un proyecto deportivo para que se decidas a embarcarte en él?

Que me atraiga. ¿Cómo me puede atraer? De muchas maneras, es simplemente cuando me lo proponen si me parece atractivo me embarco. El atractivo puede venir de cosas a veces insospechadas. A veces puede ser un reto que nunca te has planteado y eso es lo que lo hace atractivo. A veces puede ser la disponibilidad que tiene el proyecto a largo plazo, el cómo te lo plantean. A veces es al revés, lo que estás buscando son proyectos de corto plazo y el que te planteen un objetivo a corto plazo y no a largo.

Depende de cada momento, lo que te hace atractivo puede ser distinto. Esto es como cuando buscas pareja pues “¿qué tipo de pareja te pareja te atrae?”. Puede ser muy distinto, en una persona puedes ver cosas que te atraigan y en otra ser cosas muy distintas las que te atraigan de esa otra persona. Pues en los proyectos con la pregunta que me has hecho ocurre lo mismo, pueden ser cosas múltiples y muy variables y muy distintas las que puedan hacer que el proyecto sea atractivo. Con lo cual aunque respondo con la pregunta (risas) “¿qué hace atractivo a un proyecto?”: que me atraiga.

Anuncios

Deja un comentario