Los Chikos del Maíz

Los Chikos del Maíz y la música como herramienta de clase: política, historia y literatura

“De verdad espero que no metan a estos en la cárcel, porque son jodidamente buenos”. Este fue el comentario de mi padre cuando le enseñé por primera vez un tema de los “musiquillos de origen vasco que dan ignominiosos conciertos”. Con el juicio del rapero Pablo Hasel más de actualidad que nunca, esta frase me parece acertada, significativa y realista. Pero hoy no vamos a hablar de dramas. Vamos a hablar de un grupo de rap valenciano que me ha enseñado más poesía que mi profesora de lengua y literatura,  más historia que el de historia de España, y más política que todos los medios de comunicación españoles. Los Chikos del Maíz.

El Nega, Toni El Sucio y Bokah. Los dos primeros la voz y cara visible del grupo, el tercero el maestro de la mezcla. Su biografía es lo de menos. Sabes que son jóvenes ambiciosos, revolucionarios y descerebrados (en el mejor sentido) desde que escuchas la primera barra de un tema suyo. Inspirados en gente de La Movida, del rock radikal vasco o del rap de principios del 2000′ en España, se han convertido en leyendas todavía mayores de lo que eran sus ídolos. Sabes que eres grande cuando te imitan. Y estos tres van sobrados de copias baratas. El único defecto es que son personas. Y necesitan descansos. Se han tomado uno en cuanto a la producción de temas para LCDM, pero siguen creando y dando bolos con sus colegas de Habeas Corpus, con quienes forman la banda de rock-rap Riot Propaganda. Más fondo de armario para su historial. Como si les hiciera falta. Vamos a tratar la influencia de esta gente sobre toda una generación.

La Nueva Contracultura.

Los Chikos del Maíz

Política

Ellos lo saben. Y lo aceptan. Hasta lo buscan. No es la noticia del siglo que la mayor parte de su público está formado por gente de izquierdas. ¿Y qué? Como si les importara. De hecho yo creo que hasta les gusta. No por otra cosa ellos se definen como “rojos como bengalas en las gradas del Panathinaikos” “más rojos que la regla de tu hermana”. Y sí. Por si se me había olvidado comentarlo. Son un poco “bruscos” a veces. Pero es parte de su gracia. Y no se tiene que tomar al pie de la letra. Lo dijo Nega en una entrevista:

En una letra llegamos a decir que nuestro disco estaba producido por Corea del Norte. Venga ya. Eso no te lo puedes creer. Es de sentido común. Es parte de nuestro estilo.

Ahora bien. ¿Que aportación hacen ellos a gente que, en teoría, viene ya con una ideología de casa? Fácil. Ellos la hacen real. Tú puedes ser de izquierdas y defender los derechos de la gente frente a la banca y las hipotecas. Pero ellos hacen “Los Invisibles”.  Tú puedes defender los derechos LGTBi+, el aborto y el feminismo. Pero ellos hacen “Putas y maricones”Puedes estar en contra de los CIE, el racismo, y la discriminación. Pero, es que ellos hacen “Balas y fronteras”Eso es algo diferente. Aportan voz a quienes no tienen voz, fuerza a quien la necesita y visibilizan la realidad más cruda. Rapean la verdad. Aunque duela.

Otro emigrante herido por las concertinas 
Otro preso por las detenciones selectivas 
Otro vuelo de la vergüenza de Europa 
Que deporta de forma ilegal y masiva 
¿Pero a quién le importa? Solo son pobres verdad 
Y te lo dice la tele, aquí vienen a robar 
Quieren que los culpes en vez de señalar 
A quienes te recortan en educación y sanidad

Extracto de “Balas y Fronteras”. 

Son los mejores. Y se lo creen. Pero no se duermen en los laureles. Cantan para el público, no para ellos. Cantan con la esperanza de que les guste, que aprendan, que se impliquen y que actúen sus seguidores. Su política radica en compartir el grito del pueblo. La denuncia de la calle. No descansarán hasta que la gente deje de creer lo que les dice TVE, el PP, Ciudadanos y los mass media. Y todo esto con un punto chulesco. Saben defenderse y atacar dentro del panorama rap de España (Los Pollos Hermanos), denunciar injusticias (COP$) y contar su punto de vista, para mostrar la cruda realidad (Black Mirror). Como dicen ellos: “Si dejo el rap, Izquierda Unida (Podemos) perderá un millón de votos”.

Los Chikos del Maíz

Poesía, literatura y cine

Este es el punto, a mi parecer, clave. Es la característica del grupo que no conoces hasta que no les escuchas a fondo. Más allá de sus letras, que dejaré unas aquí abajo que me parecen poesía pura, te abren un mundo de literatura, arte y poesía que no conocías antes de ellos. Por ejemplo: ¿quién es el autor de las estrofas del estribillo de “En Defensa de la Alegría”, y que además declama unos versos al final del tema? Pues nada más y nada menos que Mario Benedetti. El poeta mas grande de los últimos años. Y hay más. Ellos son poesía en esencia. Lo saben, y abogan por ella. En su tema “Black Mirror”, dicen:

Nos llegaron señales, no las supimos ver, 
Flores de plástico, arboles artificiales, 
Lunáticos encadenados a una pantalla, 
Mientras la poesía tiende a desaparecer.

Además de las múltiples menciones a la poesía, también las hay para la prosa. Personalmente, muchos de mis autores favoritos los he conocido a través de sus letras. Judith Butler, Norman Mailler, Kapuczinsky, Bukowski, Passolini, Truman Capote y muchos más, son habituales en sus canciones.

Este hecho es el que demuestra una realidad que muchos no quieren ver: estos chicos visten de chándal, fuman, se emborrachan, van de fiesta, insultan al gobierno, llevan pendientes y tatuajes… Sí. Pero son más cultos que tú. Que duro debe ser leer esto para algunos. Es una mensaje duro, crítico y audaz contra la derecha rancia, los clasistas y las esferas sociales que discriminan y acusan a los pobres de izquierdas de ser una lacra social y unos ignorantes con patas. Me gustaría saber si la gente de Taburete (y sus fans) saben quien es Stanley Kubrick o Thomas Mann. Además, por supuesto, no iban a dejar de lado el séptimo arte: el cine. Reivindicar el cine ya es atrevido de por sí, pero lo es aún más abogar por el cine contemporáneo español. Fans acérrimos de, por ejemplo, Eloy de la Iglesia, Luis Buñuel, Berlanga, etc., tratan filmes en algunos de sus temas como si fuesen verdaderas armas políticas y sociales:

¿Que tiene Trainspotting que no tenga El Pico de Eloy de la Iglesia?

(Llamando a las puertas del cielo, Nega, 2013)

Hartos de promesas, de príncipes, princesas y parásitos. Hacen de la denuncia social un elemento estético, agradable de oír pero brusco para escuchar. Como antes mencioné, ellos hacen su propia poesía además de mencionar las obras ajenas. Me gustaría destacar dos temas sobre el resto. ¿Quién iba a decir que estos dos podrían escribir temas de amor, eh?

Y me dejaste, y ya no quiero verte
Y ahora bebo como un irlandés,
Fumo como un condenado a muerte
Ya ves, contigo no puedo ser libre
Es como vivir atrapado en una escena de Arthur Miller,
Soy un killer, me deslizo, soldado de fortuna
Vivo con la culpa y agonizo
Canto al precipicio cuando te acaricio en sueños
Y me desquicio, con tu sonrisa de diseño

Y a la mierda la melancolía,
que la vida son dos días, 
sirve más sangría,
que el tiempo no se detiene y tú eliges,
disgustos o placeres, dime que prefieres…

Todo esto surge de un hecho muy fácil de explicar. Como dice el Nega en “Fear of a Mazorka Planet”:

Yo no iba al parque, iba a la biblioteca cuando salía del tajo.

Historia

El sida, el technopop, Ronald Reegan, Margaret Thatcher, Grandmaster Flash, Fernando Martín, la Batalla de Euskalduna, la Contra Nicaragüense, Karpov, Petrovic, la heroína, Espinete, Eskorbuto, Almodóvar, Olof Palme, el aceite de colza, la movida madrileña, Gorbachov, Lasa y Zabala, Siniestro Total, Maradona, el accidente del Challenger…

Buen resumen de la década de los 80, ¿no? Pues Nega y Toni te lo cuentan en 4’21”. Y además con todo el flow. Y con la denuncia social de siempre, claro.

Si los profesores de historia de los institutos pusieran temas como este para intoducir el temario, el éxito estaría casi asegurado. Lo que cantan es lo que vieron, lo que vivieron y lo que sintieron. Metidos en el ajo, por supuesto. Y no solo esta canción ahora mencionada, si no tantas otras en las que mencionan a personajes, conflictos, polémicas y recuerdos del pasado. No exagero si digo que la gran parte de sus fans se han interesado por estos personajes a partir de haber escuchado su nombre en las letras de LCDM. ¿Cuantos jóvenes saben quien fue Ho Chi Minh, Janis Joplin, Peter Fonda o Harry Oswald? ¿Y que hizo Yuri Gagarin, o que pasó en mayo del 68, o que ocurrió en Bahía de Cochinos? Gracias a ellos, muchos más. Historia, contada desde el conocimiento, de forma atractiva, viva y sentida. Si juntas esto a una calidad técnica brutal, salen estas cosas:

 

Para terminar:

Cada vez está más claro que la música reivindicativa no se valora en su contemporaneidad. Sus frutos llegan con el tiempo. Sé que ahora es difícil de asimilar pero, igual que tus padres a ti te hablan de grupos de su juventud, que pelearon contra el sistema y crearon mentes más abiertas y libres en su época, como Serrat, Silvio Rodríguez, Siniestro Total y otros muchos, una parte de nuestra generación va a contarle a sus hijos como entendió el mundo de otra forma gracias a Ricardo “Nega” Romero y a Toni Mejías. Del barrio para la eternidad.

Anuncios

Un comentario en “Los Chikos del Maíz y la música como herramienta de clase: política, historia y literatura

Deja un comentario

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.