prostitución

Prostitución: esclavitud del siglo XXI

La prostitución es el oficio más antiguo del mundo, el sometimiento más antiguo del mundo. Denota claramente el sometimiento de la mujer o niña frente la dominación del hombre. La cara más cruel y bárbara de la prostitución es la trata de personas con fines de explotación sexual.  Otra implicación de que la prostitución tenga continuidad es el consumidor de estos servicios son los que provocan que la demanda este siempre en alza y se perpetúe los servicios sexuales que derivan en explotación sexual.

Si nos centramos en la definición de prostitución, según la RAE es “la actividad de quien mantiene relaciones sexuales con otras personas a cambio de dinero“.

prostitución
Y enlazamos el termino con trata de personas, encontramos la definición de “trata de personas” que es según el Protocolo de Palermo, “Protocolo de las Naciones Unidad para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños”: la captación, el traslado, el transporte, la acogida o la recepción de una persona utilizando la violencia, amenazas, engaño, rapto, el abuso de poder o abuso de la situación de vulnerabilidad u otros elementos de coacción con el fin de someterla a explotación y lucrarse con su actividad.
Estos dos términos tienden a relacionarse, como veremos más adelante, para que la prostitución siga siendo lucrativa, dando unos beneficios bestiales: hay que traer mujeres para cubrir los cupos. Para cubrirlos y tener mujeres se hace lo llamado trata de mujeres, mediante engaños que pueden ser promesas de trabajo o fingir una relación. Así logran traerlas al país destino, someterlas por medio de palizas, violaciones o engaños y explotarlas con fines sexuales.
Se estima que el 35% de las mujeres del mundo han sufrido violencia física y/o sexual por parte de un compañero sexual, o bien violencia sexual por parte de una persona ajena. Se estima que entre 4 y 5 millones de personas son víctimas de trata cada año. De ellas el 80% son mujeres, adolescentes y niñas, mientras que el 50% son menores de edad. 100.000 mujeres y niñas entran cada año en países de la Unión Europea como víctimas de trata con fines de explotación sexual.
Centrándonos en nuestro país, España encabeza la lista de países europeos consumidores de prostitución con la cifra de un 39%. Por otra parte, los países donde más captan mujeres para engañarlas, traerlas a España y explotarlas sexualmente son Brasil, Bulgaria, Colombia, Ecuador, Nigeria, Ucrania y Rumanía.
 prostitución
Según datos obtenidos en un informe de la ONU, la trata con fines de explotación sexual ha aumentado en los últimos años y se estima que solo en Europa esta industria maneja alrededor de 3 billones de dólares y que se está convirtiendo en un sector clave junto con las armas y el narcotráfico.
En España hay un grave problema con la trata y la prostitución. La prostitución es alegal; esto quiere decir que no es un delito en el Código Penal pero tampoco es una actividad laboral reconocida: las prostitutas no cotizan a la seguridad social, no pagan impuestos y no tienen ningún tipo de derechos. La prostitución está en un limbo judicial en que todos miran hacia otro lado y no se hace una ley donde se condene y prohíba expresamente. En resumen, se necesita la creación de una ley integral contra la trata.
No olvidemos que sin clientes no habría trata.
Son mujeres indefensas que sufren maltrato, tanto físico como sexual, cada día. Hay clanes que las tienen atadas y las violan entre todos para “domarlas” y así luego poder explotarlas sin que teman revelarse o escaparse porque saben lo que les espera. Una mujer llega a España engañada, es violada repetidamente por varios hombres y luego se le obliga en un burdel a ejercer la prostitución y a llegar a los mínimos que les exigen. Si no los alcanzan llegan las palizas y el sometimiento es cada vez peor.
Los puteros, cómplices directos, deberían plantearse que cada vez que consumen sexo están contribuyendo a la explotación y marcando con ello miles de vidas, destruyendo vidas por su satisfacción personal. El cliente es cómplice de la trata.
Estas mujeres no son conscientes de a qué vienen, no son libres, no tienen derechos, son víctimas que han sido esclavizadas y explotadas. En nuestras narices, esos clubs de carretera que dejamos atrás con nuestro coche son focos de explotación. Este es un paisaje normalizado en nuestras carreteras.
 prostitución
Un libro bien documentado y que trata el tema exquisitamente es El proxeneta, de Mabel Lozano. En este libro Mabel logra el testimonio de un exproxeneta que llegó a prostituir a más de 1.700 mujeres, “El músico”, uno de los grandes de la prostitución, que relata cómo vendía a mujeres como mercancía y cómo las explotaba salvajemente, sin compasión y en situaciones donde solo importaba el dinero.
Como bien dice Mabel Lozano, “en los clubes hay cautiverio, esclavitud y violencia” y “se necesita una ley integral contra la trata y desacelerar la demanda”. Sin clientes no hay tratas.
España es el país con más escalas sexuales de toda Europa. El 90% de las mujeres que ejercen la prostitución en España son esclavas sexuales. España se encuentra entre los 10 países más populares para el turismo sexual, junto a destinos como Tailandia, Brasil, Indonesia, Colombia, Camboya, Kenia, Filipinas, República Dominicana u Holanda.
Las personas, los “puteros”, que pagan por sexo están financiando la esclavitud de estas mujeres y niñas.
Y hoy en día prostitución y trata de mujeres es lo mismo.
Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.