Silent Voice

Silent Voice: la disputa por el trono de Pixar

Primero vino El Viaje de Chihiro, para ese entonces el panorama español no estaba acostumbrado a la animación asiática pero contra todo pronostico caló en su público. El año pasado llego Your Name, o también llamada Kimi no Na wa, que fue un éxito total en todo el mundo y gracias a ello, en España podemos disfrutar ahora en los cines de la película Silent Voice.

De qué va esta película os preguntaréis algun@s, pues nada más y nada menos que de la amistad y del amor. Shoya es un chico con auténticos problemas emocionales, sumido en un bucle del que él cree que no puede salir y por ello intenta suicidarse. La aparición de Shoko, una chica sorda con la que estudió cuando era pequeño, le hará replantearse ciertas dudas e inseguridades dentro de su pequeño y oscuro mundo.

Silent Voice

Tras esta breve premisa que se nos da, la historia se desarrolla de la mejor manera posible dentro de los margenes que nos permiten los personajes, que son cuanto menos complejos.

El director nos muestra el mundo más negro de Shoya y nos envía un mensaje de superación por parte del personaje de Shoko. Ambos te calaran desde el primer momento de la película. Hay que comentar que el tema del bullying esta presente a lo largo de la cinta durante todo momento, el director opta por enseñárnoslo desde la perspectiva de Shoya cuando era pequeño y nos muestra el continuo aguante de Shoko, la cual quiere ser solo ser su amiga.

Pero la gente crece, madura, eso es lo que les pasa a los protagonistas, y como se podía prever desde el principio, se enamoran. Es algo que nos puede pasar a todos, una persona del pasado que creíamos olvidada que nos haga salir del pozo donde nos hemos ido metiendo poco a poco.

Si no estás dispuesto a ver una película de amor, no pierdas tu tiempo. Por el contrario, si es tu estilo, estás de enhorabuena  porque te vas a enamorar y, por supuesto, vas a llorar. Que sería de la vida sin llorar.

Aunque sea una película de animación engaña, es cruda, muy cruda en ocasiones y estoy seguro que te sacara una lágrima en más de alguna ocasión e incluso te llevaras las manos a la boca, pero es lo mejor que tiene la película, que llega y emociona. Aunque seas la persona más fría del mundo tú también vas a querer sentir los sentimientos que sienten los protagonistas, vas a compartir sus historias desde el primer minuto.

Si no te gusta la animación japonesa (por lo que puedas pensar que es) dale una oportunidad, ve corriendo al cine a verla porque es una experiencia que no se debería desaprovechar. Y llorar un poco nunca está de más.

Con una tirada final de 20 minutos impactante, (que no puede dejar indiferente al espectador), nos enseña todas las facetas del acoso escolar, todas las repercusiones posteriores pasados los años más allá de las heridas físicas, las mentales. Your Name nos obligaba a animar a Mitsuha y Taki para que lograsen cumplir su misión, una tensión completamente distinta a lo que vivimos aquí, donde parece que cuanto más lloras, más la amas.

Gracias Japón por hacer estas obras de arte.

Gracias por compartir con nosotros esa sensibilidad que se aprecia desde el inicio de la película.,

Recordad: No toda la animación buena la hace Pixar.

Anuncios

Un comentario en “Silent Voice: la disputa por el trono de Pixar

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.