Podemos

Podemos, ¿verdad?

La jodida oscuridad me apasiona.

Me transforma en otro yo.

En uno devastador y frío.

[Que te mata sin piedad]

En el monstruo que siempre te espera bajo tu cama.

[Y que de una caes en sus garras]

En esa niebla tan espesa que con solo verla te da escalofríos.

[Eso soy yo]

Soy incertidumbre, miedo.

Soy demonios.

[Soy tu peor pesadilla]

Me gusta jugar con las personas.

Con aquellas débiles de mente que con solo un comentario puedes tirarlas abajo.

[Adoro verlas sufrir]

Las lágrimas dulces, sus llantos de agonía, su desesperación reflejada en esos débiles ojos humanos.

Rompo lo que no está roto, y lo que ya lo está lo recompongo y lo vuelvo a romper.

Seducción, amor, romanticismo, confianza.

Y viene el sexo, duro y violento.

Abandono, silencio, desesperación, dolor.

Y ya te he roto.

Rompo incluso lo que no quiero romper.

Cuido mal lo que me pertenece y acabo dejándolo en ruinas.

[Te arruino]

Y por esas ruinas yo reconstruyo las mías para volver a empezar.

Una y otra y otra vez.

Pero tú ya estás en ruinas y quiero reconstruirte, y que tú me reconstruyas a mi.

Tú las ruinas de Nada, mientras que yo las de Florencia.

No quiero ser más miedo, sufrimiento, agonía, dolor; ruinas.

Quiero ser la restauración de tu vida, y tú de la mía.

Pero no me permites ir más allá, porque soy todo lo malo y más.

Soy sombras, monstruos, oscuridad, Infierno.

[Soy el puto Lucifer]

Tú eres la bonita Nada y yo la hermosa Florencia.

Nos merecemos la una a la otra.

[¿Verdad?]

Las murallas de nuestra belleza son inalcanzables.

Por tus demonios y los míos.

Y ojalá que me dejes entrar en tu mundo.

[Y tú en el mio]

Porque nos merecemos la una a la otra.

[¿Verdad?]

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.