feminismo

Una voz en el silencio

El feminismo es, en palabras de Victoria Sau, “un movimiento social y político que se inicia formalmente a finales del siglo XVIII y que supone la toma de conciencia de las mujeres, como un grupo humano, de la opresión, de la dominación y explotación de que han sido y son objeto por parte del colectivo de varones en el seno del patriarcado, bajo sus distintas fases históricas de modelo de producción, lo cual las mueve a la acción para la liberación de su sexo con todas las trasformaciones de la sociedad que aquélla requiera.

El feminismo es, por tanto, un movimiento social y político, pero también un conjunto de teorías, una epistemología, que cuenta con más de tres siglos de historia. En algunos momentos fue más movimiento que teoría, en otros más teoría que movimiento. Como afirmó Amelia Valcárcel, “el feminismo fue el hijo no querido de la Ilustración“. Nació al calor de los valores emanados de las revoluciones liberales de finales del siglo XVIII y nos ha acompañado hasta nuestros días.

Durante el siglo XIX, la primera ola feminista luchó por la consecución de la plena ciudadanía para las mujeres, a la que estaban sujetos todos los derechos promulgados por los nuevos Estados modernos. Hubo algunas derrotas, y muchas son las historiadoras que consideran que no hubo apenas triunfos para el feminismo en esta primera fase, pero la realidad es que se sembró un camino que ya no dejaríamos de transitar. La Declaración de los Derechos de la Mujer y la Ciudadana de Olympe de Gouges, Vindicación de los Derechos de la Mujer de Mary Wollstonecraft o las conclusiones extraídas de la Convención de Séneca Falls o de las reuniones de la Internacional Socialista de Mujeres continúan siendo documentos de reflexión y referencia.

A finales del XIX y principios del XX, las feministas de la segunda ola centraron sus reivindicaciones y acciones en la consecución de los derechos políticos de las mujeres, es decir, del sufragismo. En este momento, y tras décadas de lucha y de mucha violencia contra las sufragistas, comienzan aparecer los primeros triunfos claros del feminismo. Esta reivindicación se frenó durante el llamado “período de entreguerras“, que situamos, históricamente, entre 1914 y 1945. Con el fin de la II Guerra Mundial las reivindicaciones sufragistas comenzaron a perder fuerza, entre otras cosas porque las democracias liberales, especialmente europeas, ya habían aprobado los sufragios femeninos. Hubo algunos países, como España, donde los regímenes dictatoriales no daban cabida a estas reivindicaciones.

Durante el período de entreguerras habíamos entrado en un aparente silencio feminista. No había corrientes teóricas ni movimiento social organizado. En 1949, Simone de Beauvoir publicó “El Segundo Sexo”. Éste llegó a poner voz al silencio y, todavía hoy, es si no la obra cumbre del feminismo, una de las obras de mayor relevancia del mismo. Todas las corrientes de pensamiento feminista posteriores a ella han bebido de Beauvoir, y especialmente de esta obra.

feminismo
Simone de Beauvoir (vía mujeresviajeras.com)

Simone de Beauvoir fue una filósofa francesa del siglo XX, encuadrada en la corriente existencialista, y autora del “Segundo Sexo“. Beauvoir escribió esta obra a sus cuarenta y un años, momento en el que ya era una filósofa y una escritora con reconocimiento social. No obstante, si hay un hecho más significativo si cabe es que cuando ella escribió la que será la obra cumbre del feminismo, ella no se consideraba a sí misma feminista. Fue la escritura de su ensayo lo que la hizo tornar a serlo, como ella misma reconoce en su autobiografía.

Esta obra se compone de dos partes, “De los hechos y los mitos” y “La experiencia vivida”, y, de manera muy genérica, pues la profundidad de su obra es inmensa, desmonta el destino biológico de las mujeres. Una de sus citas célebres es la frase con la que da comienzo su obra,No se nace mujer, se llega a serlo“, es decir, la feminidad no es otra cosa que una construcción cultural. Ella explica cómo las mujeres siempre han sido consideradas “las otras” (L’autres) con relación a los hombres, sin que existiese reciprocidad alguna en dicha construcción. Habla, además, del necesario “reconocimiento” entre mujeres. Su gran aportación, que posteriormente, especialmente en los años 60-70, desarrollarían otras teóricas, fue hacer hincapié en la diferencia entre cultura y biología, de manera especial en lo que a a la construcción de la feminidad se refiere. Cabe destacar que esta obra formó parte del Índice de Libros Prohibidos del Vaticano hasta 2005.

La profusión literaria de Beauvoir fue enorme. Este mismo año, en 2018, conmemoramos el quincuagésimo aniversario de otra obra imprescindible de Simone, “La Mujer Rota“. No obstante, la trascendencia teórica de “El Segundo Sexo” es complicado encontrarla, no sólo en la antología de Beauvoir, sino en cualquier otra autora o autor de su época.

Beauvoir ha hecho una aportación al feminismo, y especialmente a su epistemología, difícilmente calculable. Quizás lo que las generaciones posteriores, a quienes nos fue legado su pensamiento, podemos otorgarle a cambio es el compromiso de vivir fieles a sus palabras: “el feminismo es una forma de vivir individualmente y de luchar colectivamente“.

Anuncios

Deja un comentario