Vida Moderna

La Vida Moderna es la nueva radio

Recuerdo un grupo de los 80 que se llamaba Radio FuturaEnamorado de la moda juvenil fue su hit absoluto. Media España cantándola. Ha tenido que llegar el año 2018 para darnos cuenta de que la Radio Futura, o más bien la radio del futuro, ya está aquí. La Vida Moderna.

La Vida Moderna es más que radio. Es ir un paso más allá. El humor llevado a un paraje en el que nunca había estado. No hay límites ni barreras ni mesura. El orden solo se entiende dentro del caos ordenado que es el programa. Tiene un argumento lineal en el tiempo. La temporada 4 no se entiende sin la 2. Es una historia. Nos preguntamos, ¿que tiene este show, mezcla de youtubers, radio, televisión y charla de amigos un viernes noche en un bar de Malasaña, para haber alcanzado más de 250.000 reproducciones en Youtube en muchos de sus programas? Es importante destacar que estos tres humoristas (o lo que sean) han conseguido enganchar a la juventud de nuevo al transistor. Sí, la mayoría de su público viene de Youtube, cierto.

Pero son radio. Hacen radio. Emiten en la Sociedad Española de Radiofonía. Son radio. Y pensar que más de 250.000 jóvenes iban a estar pegados a ella hace cinco años era pensar en utopías. Ellos lo han hecho real. Y parece que sin hacer (casi) ruido, más allá de los gritos sordos de Ignatius. El mérito es de tres personajes que han roto los esquemas de la radio rancia y anticuada de España. Les presento a los artífices de llevar a su show a madres embarazadas, a ancianos de Cuenca y a chavales punkis de Vallekas. Los protagonistas:

David Broncano, el hombre de moda en España, sin ninguna duda. La cara del programa, probablemente. Un humor fino, divertido (no es tan obvio como parece esto último), mordaz y sarcástico. Hasta su simple risa desata la carcajada en su público. Llegará el día que la gente se ría nada más salga al escenario. ¿El Javier Cansado de 2018? Eso lo dejo a su libre interpretación. Es sorprendente que detrás de un chico tan joven, con un look de recién salido de jugar una pachanga de baloncesto y a la vez de venir de una convención científica en Ginebra, encontremos a este prodigio de la comedia. Polifacético. Todo lo hace bien. Mi parte favorita es la última vuelta que le da a las bromas siempre, convirtiendo una situación mediocre en una tremendamente cómicaBRILLANTE.

Vida Moderna

Quequé. Es rico. Como dato.

Ahora en serio: Tiene la personalidad más fuerte de los tres. Su abanico de humor es el más amplio de todos. Roza lo político, a veces lo negro, toca la ironía, coquetea con los chistes verdes… Fenomenal. Habla poco, pero, cualquiera que vea la serie, estará de acuerdo en que, cada vez que abre la boca, el oído del espectador se cierne sobre él. Puede ir desde el humor fino, criticando a los posturitas o a los pijos, hasta el “Humor del Rancius”: el que haría nuestro cuñado votante de Ciutadans en una cena familiar, vamos. También es muy creativo. Digámoslo así. Él es el encargado de hacer nacer a mayoría de las nuevas secciones, de crear locuciones, traer invitados especiales y… Bueno, darle “vidilla” al programa. Sin ir más allá, en el episodio 4×108, irrumpió con una moto en el estudio. Sin más. Pero pensémoslo mejor. El chalado este de Salamanca, de 41 años, entró en uno de lo programas más escuchados de la Cadena SER (la más importante de España), en el estudio principal del edificio, donde trabajan a menudo Manu Carreño, Pepa Bueno o Carles Francino… Y el tío entra arrasando con una moto eléctrica alquilada al Ayuntamiento de Madrid sin ningún escrúpulo. ¿Y que es lo primero que hace al chocar la moto contra el público? Levanta los brazos y celebra. Al más puro estilo de fiesta universitaria de los Estados Unidos. Creo que resume bastante bien lo que representa Héctor de Miguel Martín, Quequé.

Ignatius Farray. Llevo veinte minutos pensando como definir a este fenómeno de la naturaleza. El líder espiritual de Moderdonia. Lo más parecido a un chamán bipolar y afectado por todos los tipos de drogas conocidas por el ser humano. No creo que haya mejor definición para él que disfrutar de su arte: la commedia. Mi madre dice que está loco. Y no creo que solo lo diga ella. Pero está bien como está.

No se puede entender el éxito de La Vida Moderna sin comprender la dimensión de la sociedad juvenil de España del año 2018. Las redes sociales, las interacciones y la globalización de las noticias, facilitando su análisis, humorístico en este caso, son claves. Han sabido aprovechar el tirón de Internet y los contenidos en línea entre los jóvenes, evidentemente, y se han introducido en un nicho que estaba hasta entonces vacío, algo similar a lo que podría ser un show radiofónico de “El Jueves“. Un espectáculo que mezcla, como ya dijimos, radio y contenido visual desde la plataforma perfecta: Youtube. Esta modernización consigue mezclar dos elementos que se aúnan a la perfección para crear la obra dirigida por Alex Pinacho, Bea Polo y Coke. Este detalle también es importante. Implican a todo el equipo. Los tres locutores, figuras de renombre y conocidas por todo el país, se preocupan por técnicos, directores, realizadores y demás cargos como si fueran de su familia. Demuestran humildad, humanidad y hermandad.

En resumen. No sé cuantas posibilidades había de que un chico de Orcera, un señor rico de Salamanca y un padre separado tinerfeño miope creasen la nueva radio en España. Pero lo han sido. Y vaya si lo han sido. Llevan 4 temporadas y camino de más. Esperemos que muchas más. La Vida Moderna.

Anuncios

Un comentario en “La Vida Moderna es la nueva radio

Deja un comentario