13 razones

13 razones que han dado 13 capítulos más

Y finalmente llegó. Llegó, en una época poco recomendable para los estudiantes, la segunda temporada de la popular serie de Netflix, 13 reasons why/ Por 13 razones.

Un año después, podemos ser testigos del juicio por el suicidio de Hannah Baker (Katherine Langford), donde se enfrentan sus padres y el instituto al que iba, el Liberty. En cada capítulo vemos y escuchamos el testimonio de cada uno de sus compañeros y compañeras, o como ella dijo en sus cintas, en la primera temporada, las 13 razones que la llevaron a su muerte.

Para poder empezar a hablar sobre esta segunda temporada tendréis que tener en cuenta dos cosas. Por una parte, este artículo contendrá spoilers, así que, si no habéis visto todavía la temporada, no os recomendamos leerlo, aún. Por otra parte, hay que decir que en esta segunda temporada se han ejecutado diferentes elementos muy bien, pero otras bastante mal. Es así como se mencionará tanto aquello como en lo que creo, personalmente, que han fallado y en aquellas cosas en las que creo han acertado.

13 razones

Así pues, empezando por lo más negativo que hemos podido ver, se encuentran distintos aspectos importantes. Desde un inicio, siempre he sido de las partidarias que la serie con una única temporada ya cumplió su función, y no hacían falta más. A pesar de esto, Netflix decidió seguir adelante con una segunda temporada que se estrenó el pasado 18 de mayo, que no negaré, empecé con ganas. Y mi interés la verdad es que se mantuvo desde el comienzo hasta el final, pero hay que decir, que todo, o casi todo, ha sido bastante esperado.

Otro de los puntos más negativos que he visto ha sido la trata de los diferentes temas que surgen en la serie. Esta segunda temporada deja una sensación general de indiferencia, es decir, nada que no sepamos, no hemos descubierto gran cosa. En gran parte, esto se ha debido a la cantidad de temas polémicos que se han querido abordar, pero que no han sabido cubrir del todo.

Por una parte, sí que es cierto que esta segunda temporada gira alrededor del tema de la violación, de Hannah, pero también sobre todo de Jessica (Alisha Boe) y las secuelas posteriores que sufre. Pero, por otra parte, la temporada también intenta tratar temas como los problemas psicológicos, las drogas, las armas, etc., pero muy por encima. Con esto no me refiero que no se deba hablar de estas temáticas en series tan populares, al contrario, pero sí que se debería hacer con más profundidad y delicadeza, porque son temas que realmente importan y deberían preocuparnos. Podrían haber sacado muchísimo más jugo a estos temas, pero en tan solo13 capítulos no se puede hablar de todo lo que se quiere como se debe.

Enlazando un poco esta idea, hay una escena que vuelvo a remarcar, opinión mía, es bastante innecesaria. El polémico momento en que Tyler (Devin Druid) es violado por sus “compañeros” de instituto al volver al centro después de un tratamiento psicológico. Aquí vuelvo con el tema de tratar con delicadeza algunos temas como este. No digo que no se deban visibilizar estos hechos que ocurren, porque es una realidad más común de lo que nos parece, especialmente en Estados Unidos, pero creo que al menos no deberían haberlo ejecutado de esa manera. Además, con el personaje de Tyler se le da un giro al final de la temporada que podíamos intuir perfectamente con los capítulos, pero para nada por el verdadero motivo que le impulsa a querer masacrar a medio instituto.

Con todo esto, podemos pasar a los aspectos en los que sí que han acertado gratamente en esta segunda temporada. Hay que decir que las grandes actuaciones de todos y todas y profundizar más en sus personajes ha sido un gran acierto, porque nos ha dado diferentes perspectivas de cómo vivieron lo de Hannah. Con esto hemos podido ver también, el poder y dominación tanto física como psicológica que ejerce Bryce (Justin Prentice) con todo el mundo. Lo podemos apreciar en la secuencia que se nos muestra de su infancia con Justin (Brandon Flynn) o con el mismo, que en el momento de la violación de Jessica no tuvo valor de hacer ni decir nada en su contra.

13 razones

De la misma manera que he dicho que intentar tratar tantos temas ha sido algo que ha perjudicado a la serie, algunos no los han llevado tan mal. Ejemplo de ello son las drogas y su difícil desintoxicación. Desde que aparece Justin en escena vemos claramente que tiene un grave problema con la heroína, pero Clay (Dylan Minnete) y otros amigos intentan ayudarlo. Es así como vamos viendo que va recuperándose y parece realmente que ha superado la dependencia de las drogas, pero vemos que no es tan fácil deshacerse de esta adicción. Esto nos enseña algo real que sucede y que no es tan sencillo superar. Del mismo modo, ha sido muy realista y acertado, por mucho que nos duela y sea injusto, los veredictos tanto del caso de Hannah como el de Jessica. Una misoginia de la sociedad, y sobre todo por parte de la justicia, que vemos constantemente en nuestras sociedades.

Añadiendo más a todo esto, hay dos escenas con las que me quedo en esta temporada. La primera es una de Jessica, cerrando su caso de violación por Bryce, donde representa que da voz a muchísimas mujeres que han pasado por situaciones similares y que o no lo han dicho, o no se han atrevido a denunciarlo nunca. Es un momento que me parece tan bonito, importante y necesario, que me gustaría que todos recordásemos.

Otra de las escenas que también me ha gustado mucho y que realmente me ha emocionado ha sido en el baile de final de curso. Ese instante en que empieza a sonar el maravilloso tema de Lord Huron, The night we met. Un momento en que Clay se da cuenta que no tiene a la única persona con la que podría bailar es canción, Hannah. Cuando los compañeros y compañeras se percatan de lo que esta sonando, todos corren a abrazarlo para bailar con él. Objetivamente es algo bastante “ñoño”, pero es un detalle si más no, bonito y representativo.

En definitiva, esta segunda temporada, como hemos visto, ha tenido muchos aspectos que podrían haberse mejorado, pero también muchos otros que han sido inmejorables. Con todo esto, se nos plantea un final abierto que puede darnos una tercera temporada, pero ¿realmente la necesitamos?¿necesitábamos una segunda?

Anuncios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.